Recreativo

La fórmula del mejor rendimiento (2-0)

  • El Decano vuelve a la senda del triunfo en un choque trabajado, serio, sin mucho fútbol y con una enorme intensidad

  • Lazo, de falta, y Boris, en el último minuto, le dan la ansiada victoria al Recre cinco partidos después

Lazo celebra el primer gol del partido. Lazo celebra el primer gol del partido.

Lazo celebra el primer gol del partido. / Alberto Domínguez (Huelva)

Ganar, ganar, ganar y volver a ganar. Palabra de Luis Aragonés, que de esto sabía bastante. Llevaba cinco partidos el Recre sin hacerlo, acumulaba ya casi dos meses con la cuenta a cero como local. Demasiado tiempo. Sólo había una posibilidad. Tenía que ganar y lo hizo. El modo queda en un segundo plano cuando lo que importa es el fondo, los puntos que permitan respirar, liberar al bloque y devuelvan la sonrisa al Nuevo Colombino. Como dice alguien con la mili ya hecha en este mundo: en el fútbol profesional jugar bien es ganar.

Luego entra en juego el libro de los gustos de cada aficionado. El encuentro contra el Badajoz visualmente fue cualquier cosa menos atractiva. Dos equipos enfrascados en una pelea a brazo partido, con pocos recursos con balón y empleados en una contienda a base de intensidad que mantuvo el cuero más tiempo en el aire que sobre el césped. El final justificó el sufrimiento.

El rival dispuso de una fase en la segunda mitad de dominio que no aprovechó

El camino está marcado. El mejor Recre es el Recre más sólido. Según se debilita para ser más alegre el engranaje muestra signos de fragilidad. Murcia sirvió para demostrar que si el Decano es capaz de hacerse fuerte atrás sus prestaciones crecen. No es casual que para puntuar con Ángel López haya necesitado siempre mantener su puerta a cero. Después de tres partidos encajando y perdiendo fue recuperar el cerrojo para comenzar a sumar. Primero uno, ayer tres. Queda claro cómo funciona mejor este Recre.

Si la premisa para cortar la hemorragia de tres derrotas consecutivas fue volver a la imbatibilidad, la vía para regresar a la victoria pasaba irremediablemente por afianzar esa fórmula. No quiso tocar lo que le funcionó el técnico. La única ventaja no estuvo sobre el césped, sino en el banquillo. Si una semana antes echó en falta algún recurso con el que tirar con el rival maduro en el tramo final no pudo decir lo mismo ayer. Así lo hizo cuando apeló a las arrancas de Núñez cuando esperaba espacios del rival o el tramo final con un Gorka que sumó minutos de mucha calidad desde el banquillo.

La Segunda B es una categoría que premia el pragmatismo y penaliza la falta de intensidad. Un equipo duro sobrevive si rentabiliza el fútbol que tenga, ya sea mucho o poco. El primer punto lo suma el sudor siempre. Ahí entra en juego un elemento determinante como es el balón parado. En 21 partidos sólo Carlos Calvo contra el Extremadura había sido capaz de hacer daño. Muy poco saldo. Lazo a los 13 minutos añadió un tanto más a la escasa cuenta albiazul en esa faceta. Un lanzamiento por fuera de la barrera que sorprendió al meta.

En un choque paradigma de la categoría como el que ayer plantearon los dos contendientes el balón parado dio la primera ventaja en seis encuentros al Recre. No se ponía por delante en el marcador desde que lo hizo contra el Marbella el 19 de noviembre. Desde entonces no ganaba.

Después de un intenso primer cuarto de hora de juego con Lazo y las incorporaciones de Malón como principales argumentos se abrió un nuevo escenario. A la pelea este Recre supera a cualquiera. Con balón le cuesta mucho más. Tras adelantarse el encuentro le exigió un nuevo rol que lo evidenció. Le faltó la pausa necesaria con la pelota para crecer, dominar el partido y forzar a su rival a correr. Nada castiga más en el fútbol que hacerlo sin la pelota. En cambio se vio superado por un Badajoz que a pase de ímpetu ganó metros hasta convertir el choque en un intercambio de pelotazos que sólo sirvieron para mostrar el increíble trabajo de Boris en la punta del ataque. Lástima que no tenga la oportunidad de demostrar también su capacidad para el remate. Los pacenses no pasaron de ahí.

Para la reanudación Ángel López dejó en el vestuario a Mario Marín. Con una tarjeta y en banda contraria lo iba a pasar mal. Mejor cerrar la principal vía de peligro del Badajoz.

La escasa renta colocaba el choque en el alero. Cualquier despiste podía ser letal. Urgía no cometer errores y esperar la sentencia. Este Recre ya sabe que si se descubre se vuelve vulnerable. Pudo hacerlo Rafa de Vicente en el minuto 57 con un golpeo ajustado al palo.

El Badajoz dio un paso al frente. Detectó que su rival no iba a generarle grandes dificultades con el balón así que se lo arrebató. El duelo se volvió más feo y tosco en el segundo tramo. Mientras el Recre no lo cerrase iba a tener la respiración del rival sobre el cogote. A pesar de ello volvió a tener el segundo Lazo.

Durante un cuarto de hora eterno el Decano fue un juguete en manos del Badajoz. El centro del campo sufrió muchísimo. El rival terminó por encerrar al Recre, que se mantuvo en su peor fase de pie por la intensidad de su defensa y el impecable trabajo de Jonathan Vila en el centro del campo. De nuevo el gallego fue un pilar.

Entre Marc Martínez y el técnico cortocircuitaron al rival. El primero leyó el partido. Lo paró para dar aire a sus compañeros cuando más angustiados estaban. El técnico reaccionó con el cambio menos esperado. Metió a un delantero más y sacó al Badajoz del campo albiazul. Ya no volvió a asomarse más.

Ángel López reaccionó con Gorka Santamaría y sacó al equipo del atolladero. Cuando el rival mostró ya síntomas de agotamiento tuvo recursos para meter una marcha más. El Badajoz ya no pudo más. El Recre recuperó el brío suficiente para asomarse de nuevo al área contraria, provocar un penalti que el colegiado no pitó y ya con el tiempo cumplido una buena acción de Gorka Santamaría permitió a Boris Garrós la recompensa del gol a su descomunal trabajo. Ya tocaba.

FICHA TÉCNICA

Recreativo: Marc, Malón, Mario Marín (Nacho Monsalve 46’), Diego Jiménez, Julio, Vila, Traoré, De Vicente (Gorka 77’), Boris, Víctor Barroso (Núñez 53’) y Lazo.

Badajoz: Pol Ballesté, Rafa Navarro, Gabri, Fran Morante, Jesús Muñoz, Javi Rey, Guzmán (Eloy 57’), José Ángel (Rafa 67’), Juanma (Álvaro 67’), Álex Rubio y Ruano.  

Árbitro: González González (tinerfeño). Amonestó con cartulina amarilla a Mario Marín (16’), Boris (49’), Diego Jiménez (59’), Nacho Monsalve (85’), por el Recreativo; y a Fran Morante (57’), por el Badajoz. Expulsó a David Torrejón, preparador físico del Decano. Amonestó a un futbolista del banquillo del Badajoz.

Goles: 1-0 Lazo (13’). 2-0 Boris (90’).

Incidencias: Encuentro de la jornada 22 disputado en el Nuevo Colombino ante unos 8.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios