La experiencia del incendio se traslada al campo portugués

  • El proyecto Cordón Verde muestra a los grupos del medio rural lusos la política de recuperación medioambiental desarrollada por la Junta de Andalucía

Comentarios 1

Cincuenta técnicos de grupos de desarrollo rural de las provincias de Huelva y Sevilla y otros de Portugal han participado en dos jornadas de trabajo desarrolladas en El Madroño, en la comarca del Andévalo y la zona de la Cuenca Minera, concretamente en una visita a Berrocal. En ésta última localidad, estos responsables de los grupos de desarrollo, han conocido la Cooperativa Corchera San José del municipio donde a través de las acciones trazadas por la Consejería de Medioambiente, la propia cooperativa y el Ayuntamiento local mantienen la producción y abren otros campos de trabajo.

Según Pedro Olivares, gerente de la Asociación de Desarrollo Rural Corredor de la Plata, "a través del proyecto de Cooperación Transfronteriza Cordón Verde estamos enseñando a nuestros socios portugueses las actuaciones que realizamos para recuperar el territorio afectado por el incendio de 2004".

Acompañados por técnicos de la Consejería, los responsables de los grupos de desarrollo han conocido sobre el terreno esas actuaciones con el fin de adquirir conocimiento para trasladar estas experiencias al territorio portugués, también afectado por los incendios en los últimos años.

Los 50 participantes del encuentro han conocido los trabajos de restauración que la Junta desarrolla en las zonas afectadas por el incendio de 2004 de Riotinto. Visitaron las localidades de El Madroño (Sevilla) donde se puso en marcha el aula itinerante. Ya por la tarde, los socios del proyecto se trasladaron a Berrocal para ver los avances y la transformación que se está imprimiendo a la cooperativa corchera del municipio, con más de doscientos socios y que supone la mayor de Andalucía.

El alcalde de Berrocal, Juan Jesús Bermejo, dijo que "estas personas han podido ver las actuaciones que se están llevando a cabo para recuperar la masa de encina y alcornocales que se vio afectada por el incendio de 2004, una extensión de más de 6.000 hectáreas". En este sentido, Bermejo señaló que "a raíz del incendio la cooperativa vio mermada la materia prima, el corcho, por los efectos del fuego. La medida fundamental puesta en marcha por la consejería en colaboración el Ayuntamiento y la cooperativa fue la de proporcionar corcho procedente de los montes públicos andaluces a la cooperativa" con el fin de poder mantener los puestos de trabajo y el medio de subsistencia de muchos berrocaleños. Con la llegada del corcho perdido "se mantiene el trabajo de transformación del material incentivando la producción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios