Crónica Levantisca

Juan Manuel Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

A 79 euros

El hotel donde me alojé en octubre en Barcelona, cuatro estrellas y junto a la Pedrera, aún tiene plazas, a 79 euros

El hotel de Barcelona donde me alojé durante los meses de septiembre y octubre aún tenía varias habitaciones sin vender ayer. A 79 euros la doble. Es un hotel cómodo, en una de las calles del Ensanche, a escasos cien metros de la Pedrera y con una categoría de cuatro estrellas. En octubre siempre superó los 180 euros por noche, y también hay plazas disponibles para el sábado, el domingo y el lunes, que es festivo en Cataluña, a un precio entre 140 y 108 euros. La Barcelona World Race, que es una regata que zarpa de la capital condal en enero para competir alrededor del mundo, también ha sido suspendida, la fundación que la organiza no encuentra un patrocinador.

Pero ninguno de estos dos hechos -la caída de los precios en el sector turístico y la erosión de la marca comercial Barcelona- suponen un giro sustancial en la realidad: las grandes empresas y los bancos comenzaron a marcharse de Cataluña en otoño, y aun así los independentistas obtuvieron la mayoría del Parlamento en el mes de diciembre. Ninguna de las mentiras del procés siriveron para que dos millones de votantes siguiesen empeñados en que es posible. A la inefable Ada Colau -es indescriptible porque nunca se posiciona, es como el electrón cuántico- se les escapó la Agencia Europea del Medicamento, parece que ni le importó porque ella es más de infusiones de hierbas, le suspenden la gran regata y ya veremos qué ocurre con el Mobile, sí, ese congreso en el que dejó constancia de su plante al Rey.

Ninguno de estos quebrantos hará cambiar el sentido del voto, porque el voto identitario es hoy en España el más sólido, impenetrable a los hechos, aúna lo emocional y lo ideológico, inquebrantable. A medida que nos vamos alejando del siglo XX y sus desastres bélicos, la ideología va perdiendo peso entre las razones del voto, hay quien se considera de izquierdas y votará a Ciudadanos, aunque sea un partido liberal, y quien siendo de derechas se dejó seducir por la palabrería antistema del primer Pablo Iglesias, ése que decía que el binomio izquierdas y derecha era un fraude de trileros.

Pero, amigo, la identidad ha comenzado a relevar a lo ideológico: si eres catalán tienes a dos o tres para elegir y si español, muy español y solo español, a Ciudadanos más que al PP. Es así, aunque con lo identitario no se construirá nunca nada.Por eso la repetición electoral no cambiará nada sustancial en Cataluña, quizás se note el cansancio, pero éste no tiene preferencia por ningún bando.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios