Tribuna

Manuel gómez Marín

El colista examina la ambición del Recreativo

El Decano llega al Artés Carrasco para ajustar su interminable construcción

Este CF Lorca Deportiva con sólo cinco años de vida renace de los restos del extinguido Lorca Deportiva como otro representante de una localidad convulsa en el fútbol con fusiones y desapariciones. En Lorca viví uno de los episodios más esperpénticos. Temporada 1984-85 con el argentino Touriño de entrenador recreativista, que activó la dimisión del presidente José Antonio Muñoz Lozano formando un caos en la plantilla tras una pretemporada en ¡ El Rocío ! y dedicar más tiempo a escribir poemas que asistir al campo, que hizo un equipo en el que la dureza era el test diario como referente.

Aquel Lorca Deportiva debutaba en Segunda y tenía un dueño: su técnico peculiar, Jesús Moreno Manzaneque. La presidenta, su mujer, hispano-holandesa: María Ignacia Hoppicher. Un control de todas las áreas en su etapa 1979-94, incluida su guerra con la prensa. Y hubo que suplicarle en la concentración lorquina para que autorizara la retransmisión del compañero de la Ser en Huelva (Ignacio Ruiz). El matrimonio cogió al club en Tercera y lo dejó en Regional Preferente. Y desde hace dos años tiene una calle (Moreno-Hoppicher) en los aledaños del estadio Artés Carrasco. Así es la vida.

Y es la cita donde jugará este Recreativo para ajustar su interminable construcción, seguro que terminará tras ganar dos envites seguidos y también las excusas de Casquero, que no encuentra la ubicación ideal en el campo de su pizarra táctica en relación a su potencial plantilla. La afición es el mejor tesoro con su hambre por el Decano, que aguarda con la ilusión por bandera metiendo la presión paralela a lo que debería llegar con tantas expresiones optimistas. Y como en el año 1984, este nuevo CF Lorca Deportiva es un recién ascendido, un colista sin reaccionar y cargado de goles en contra. El sumario del Recreativo tiene una nota destacada que delata su ambición de aspirante que alimenta la complacencia de soñar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios