Otra vez la mansión maldita

Multicines La Dehesa Islantilla y El Condado Cinemas 7.- Producción: Estados Unidos, 2011.- T.O.: "Don't be afraid of the dark".- Duración: 85 minutos.- Dirección: Troy Nixey.- Guión: Guillermo del Toro y Matthew Robbins basado en el telefilm de Nigel Mckeand.- Fotografía: Oliver Stapleton.- Música: Marco Beltrami.- Montaje: Jill Bilcock.- Intérpretes: Katie Holmes, Guy Pearce, Bailee Madison, Garry McDonald, Edwina Ritchard, Jack Thompson, Alan Dale, Julkia Blake, Nicholas Bell.

En su actual falta de creatividad e imaginación los guionistas de Hollywood buscan inspiración en la televisión. No es extraño comprobar aquí como un telefilm, es decir una película para la televisión británica, que fue emitida el 10 de octubre de 1973 y que fue considerada la más terrorífica del mundo, con un singular y llamativo éxito, se adapte ahora para la gran pantalla con el mismo título.

Quizás lo más curioso y llamativo para nosotros es que en el guión esté el productor, guionista y director de cine mexicano Guillermo del Toro, realizador de títulos entre fantásticos y terroríficos tan celebrados como El espinazo del diablo (2001), El laberinto del fauno (2006) y Hellboy 2 (2008). Del Toro, acostumbrado a este género, junto a Matthew Roberts, ha adaptado el telefilm de marras que nos devuelve una vez más al escenario fatídico de la casa maldita.

La niña Sally se traslada a un nuevo hogar donde ha de vivir con su padre, Alex Hurts, y la novia de éste, Kim. En la casa, una vieja mansión victoriana, había residido un pintor que ha desaparecido. Pronto descubrirá que en los sótanos de la vetusta residencia habitan unas criaturas demoníacas que llevan mucho tiempo esperando ser liberadas. Al descubrirlas, Sally, en principio siente una especial fascinación por estos misteriosos seres, pero no tardará a comprobar lo peligrosos que resultan.

El director canadiense, Troy Nixey, fue elegido por el productor y guionista de esta película, Guillermo del Toro, para dirigir este inquietante relato que, según él, vio de niño. No se han esmerado mucho ni guionistas ni director, no sólo en dar nueva forma más cinematográfica al relato original ni tan siquiera en intentar mejorarlo, ya que en realidad estamos ante un film de segunda fila en el género. Se cae pasmosa y fácilmente en esa narración previsible con todos los lugares comunes del peor ejemplo de este tipo de cine: la casa tétrica y poseída, los nuevos vecinos, la niña como víctima directa de la maldición, el tenebrismo impenitente, los crujidos y ruidos extraños y esos inevitables golpes de efecto, generalmente sonorizados musicalmente para escalofriar al espectador.

Sólo en algunas, pocas ocasiones se notan esos guiños cómplices si bien propenden a la historieta terrorífica sin mayor relieve. Una vuelta nada agraciada al terror fantástico con el sello de Guillermo del Toro, lejos de sus mejores logros y unos intérpretes que nos saben que hacer con sus personajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios