El nacimiento de una lengua común

  • Culmina la etapa iniciática del español en América con el Inca Garcilaso de la Vega y 'Comentarios reales'

  • Acento peruano con Luis Peirano y Vargas Llosa

Lo que empezó a primeros de noviembre con el testimonio del primer encuentro de los marinos españoles con el continente americano se cierra ahora, un mes después, con la fusión de los dos mundos, en comunión humanística, con la base fundamental de una lengua común, convertida en eje para la convivencia cultural en el paso de los siglos.

Hubo un español, en pleno siglo XVI, Gómez Suárez de Figueroa, hijo de un conquistador llegado de la Península Ibérica, nacido en ultramar, en el próspero Cuzco, del vientre de una joven indígena, princesa del imperio inca, que fue considerado el primer mestizo en territorio americano. Hubo muchos otros antes, realmente, pero ninguno de ellos tuvo conciencia real de sí mismo, como fruto de esa unión de mundos distintos, enlazados a partir de entonces hasta la actualidad. Ese joven criollo no pasó más de veinte años en la tierra que le vio nacer, pero fue suficiente para que conociera y entendiera su origen materno. Suficiente para que, a miles de kilómetros, quisiera cambiar su nombre para incorporar el recuerdo de sus ancestros.

Como Inca Garcilaso de la Vega, con los apellidos de su padre y en recuerdo también de su ilustre tío paterno, entregó su vida entera a una carrera militar y a completar una vasta formación intelectual con una clara defensa de la expansión del nuevo imperio español. Y ya en la ancianidad, sin que nada hubiera perturbado la memoria de su pasado materno, se entregó al relato del origen, esplendor y ocaso de la civilización inca, publicado en 1609 como Comentarios reales, monumental y excepcional obra entre una prolífica carrera literaria.

El Nobel peruano Mario Vargas Llosa asegura de su paisano que "perpetró, el primero de una vastísima tradición, un atraco literario y lingüístico de incalculables consecuencias: tomó posesión del español, la lengua del conquistador y, haciéndola suya, la hizo de todos".

Concilió como nadie, en su propia persona, los dos mundos encontrados al otro lado del Atlántico y fue ejemplo único de paz espiritual, entendiendo que de esa unión sólo cabían (caben) resultados positivos, siempre para crecer en todos los aspectos.

Una vez más, ahora para el cierre, el ciclo de lecturas organizado por la Diputación de Huelva, a través del 525 Aniversario del Encuentro entre Dos Mundos, y auspiciado por la Real Academia Española, lleva al público un texto de extraordinaria riqueza por su evidente aportación literaria y la destacada figura de su autor.

El creador y director de La lengua navega a América, José Luis Gómez, quiso que esta lectura fundamental de los Comentarios reales tuviera un claro acento peruano en su revisión ante el público. Por eso hace unos días llegó a Madrid desde el mismo Perú el director teatral Luis Peirano, encargado mañana de darle vida al original del Inca Garcilaso. Y el correspondiente comentario académico está firmado por Mario Vargas Llosa, ausente por motivos de agenda en los actos programados el lunes y el martes en Huelva y en Madrid. En ambos será José Luis Gómez quien dé lectura a su escrito, y ponga con ello el fin de un ciclo clave para entender el hermanamiento que empezó más de cinco siglos atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios