La boda de nunca jamás

El Condado Cinema 7.- T. O.: 'The five-year engagement'.- Producción: Estados Unidos, 2012.- Duración: 124 minutos.- Dirección: Nicholas Stoller.- Guión: Jason Segel y Nicholas Stoller.- Fotografía: Javier Aguirresarrobe.- Música: Michael Andrews.- Montaje: William Kerr y Peck Prior.- Intérpretes: Jason Segel, Emily Blunt, Alison Brie, Rhys Ifans, Chris Pratt, Mindy Kaling, Brian Posehn, Kevin Hart, Chris Parnell, Randall Park

Más tarde o más temprano la comedia romántica aparece en la cartelera. Bien es verdad que a veces adopta formas o variables que rompen con el estilo más clásico del género. Es lo que podemos esperar en principio de este producto un tanto inesperado de la factoría de Judd Apatow, habitual de ese tipo de comedia a contra corriente o sencillamente gamberra como son los casos de Virgen a los 40 (2005), Lío embarazoso (2007), Hazme reír (2009) o Paso de ti (2008), que produjo para el director de esta película, Nicholas Soller. Los que recuerden estas películas y otras de este prolífico productor saben perfectamente la índole de la comedia que hoy nos ocupa si bien hay distinciones dignas de tenerse en consideración como ya veremos.

Sus protagonistas son Tom, un prestigioso cocinero de San Francisaco, y Violet, los novios eternos. Una pareja comprometida después de un año de salir juntos y a la que en principio falta poco tiempo para contraer matrimonio, pero cuya boda por circunstancias diversas o porque en realidad la relación no funciona como debiera, va aplazando su enlace matrimonial una y otra vez. La historia comienza donde otras por lo general terminan. Esto es la clásica petición de mano pero cuyo desenlace feliz se dilata eternamente. Las circunstancias del destino determinan que surjan problemas que obligan a retrasar la fecha de la boda.

Con este argumento el actor protagonista de la película, famoso por la serie de televisión Como conocí a vuestra madre, ha compuesto un guión en el que colabora el propio director, Nicholas Stoller. No es la primera vez que trabajan juntos como ya ocurrió en la citada Paso de ti y una vez más esa colaboración resulta muy eficiente. Es lógico afirmar entonces que aún utilizando una fórmula usada en innumerables ocasiones, el binomio Stoller-Segel funciona oportunamente para los fines que director y guionista se han propuesto: Conseguir una comedia de raíces clásicas, provista de un humor innovador dentro del género a la americana. Dicho así para entendernos rápidamente y con lo que el espectador medio puede disfrutar satisfactoriamente.

Para quien, convenientemente avisado, espere la habitual broma del productor Apatow, puede encontrar algunos de esos lugares comunes pero también el enredo chispeante gracias a ocurrentes enredos y escenas de evidente efectividad humorística. De manera que esos tópicos propios de la especialidad cinematográfica en la que se encuadra la película se conjugan felizmente con diálogos fluidos y situaciones u otros juegos de ingeniosa agilidad satírica no siempre bien intencionados. Estupenda fotografía una vez más del español Javier Aguirresarrobe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios