El Prado saca a la luz una serie de dibujos de Goya casi inéditos

  • El museo suma a su colección un 'Apunte del Real Observatorio Astronómico de Madrid'

Los visitantes del Museo del Prado, en Madrid, podrán disfrutar a partir de mañana del resultado de los trabajos de restauración realizados sobre 17 dibujos de Goya que no se podían exhibir ni siquiera esporádicamente debido a los delicados problemas de conservación que arrastraban. La serie incluye un dibujo inédito, titulado Apunte del Real Observatorio Astronómico de Madrid, que ha sido recientemente identificado en el reverso de La calle, una vista urbana del genial pintor. Este dibujo hasta ahora inadvertido fue descubierto cuando esta última obra estaba siendo revisada dentro del proceso de elaboración de una web institucional de la pinacoteca dedicada exclusivamente al artista.

El grueso de la selección corresponde a 14 dibujos preparatorios que Goya realizó a sanguina para la serie de estampas de los Caprichos, conocidos coloquialmente en el Prado como Caprichos amarillos porque, seguramente a finales del siglo XIX y con intención de protegerlos, las obras fueron cubiertas con una capa de almidón que las amarilleó con el paso del tiempo, transformando su apariencia original e impidiendo su adecuada lectura.

El papel además sufría una sequedad excesiva, y en los dorsos, producto de sucesivos cambios de montaje, numerosos restos de adhesivos habían producido notables ondulaciones. Este deficiente estado de conservación motivó la decisión de restaurar los dibujos. Para ello se empleó un método que, mediante humedad y por capilaridad, evitando en todo momento la inmersión del papel en agua, permitió retirar la capa de almidón de las obras. También se eliminaron los restos de adhesivos de los dorsos y se hidrató el papel para recuperar la flexibilidad perdida.

Se suman a estas restauraciones la realizada sobre una de las obras sobre papel más emblemáticas de Goya, Aún aprendo 1825-1828, citada de forma recurrente en la bibliografía del artista. La obra presentaba dos zonas con trazos de lápiz dañadas que han sido reintegradas de forma reversible, de modo que el dibujo recupera ahora, por fin, su verdadero sentido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios