La rebelión tuareg continúa con su ofensiva en Malí a pesar del golpe de Estado

  • El jefe de la Junta Militar afirma que los dirigentes del derrocado Gobierno están "sanos y salvos"

Un día después del golpe de Estado militar que derrocó el régimen del presidente de Malí Amadou Toumani Touré, la rebelión tuareg anunció ayer que seguirá su "ofensiva", mientras aumentaban los llamados en África y el mundo a recuperar el orden constitucional.

Al mismo tiempo, el capitán Amadou Sanogo, jefe de la junta que tomó el poder, dijo que los dirigentes del derrocado Gobierno están "sanos y salvos" y serán "próximamente entregados a la Justicia maliense", aunque no dio ninguna indicación sobre el lugar donde estaba Touré.

La rebelión tuareg -que provocó indirectamente el golpe de Estado realizado por soldados molestos por la falta de medios para combatirla- indicó que continuará su "ofensiva" en una zona donde actúan también grupos islamistas.

En un comunicado publicado en su sitio internet, el Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) afirmó que espera seguir actuando "para sacar al Ejército maliense y su administración de todas las ciudades del Azawad" (norte), un bastión de los tuareg.

La rebelión, que controla con otros grupos varias localidades del noreste de Malí, afirma que tomó el control de un nuevo centro en el norte del país, "la ciudad de Anefis, situada en el eje de la carretera nacional Gao-Kidal".

La UE "condenó con firmeza" las "tentativas de toma del poder por la fuerza en Malí" y llamó al "fin inmediato de la violencia y a la liberación de los responsables del Estado", al "retorno a un Gobierno civil y la celebración de elecciones democráticas como estaba previsto".

Varias elecciones estaban programadas este año en Malí, entre ellas una presidencial y un referéndum constitucional el 29 de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios