El Gobierno iraquí pagará dinero a los chiíes que entreguen sus armas en el sur del país

  • Aviones norteamericanos bombardean posiciones de los rebeldes en la ciudad de Basora

El primer ministro iraquí Nuri al Maliki propuso ayer dar dinero a los milicianos chiíes que combaten al Ejército en el sur del país que entreguen sus armas, mientras la coalición liderada por Estados Unidos realizó sus primeros bombardeos aéreos desde el inicio de esos enfrentamientos.

La oferta del primer ministro es válida hasta el 8 de abril y engloba las "armas pesadas y medias" disponibles en Basora, la segunda ciudad iraquí (550 kilómetros al sur de Bagdad), señala un comunicado de su oficina.

Según un asesor de Maliki, Sadek Al Rekabi, atañe a todos aquellos que no han participado en los combates que se libran desde hace cuatro días en la gran ciudad portuaria.

La nueva iniciativa del primer ministro "va dirigida a todos aquellos que tienen armas en sus casas, de manera que eliminemos estas armas y les demos una recompensa", según Rekabi.

Maliki ya había dado 72 horas de plazo a los milicianos del Ejército de Al Mahdi, del joven clérigo radical Moqtada al Sadr, que participan en los combates de Basora para que depusieran sus armas. Este ultimátum, aunque fue anunciado el miércoles, expiró el viernes por la mañana, porque el plazo empezó a contar desde el inicio de los combates, el martes por la mañana, dijo Rekabi.

Entre tanto, un portavoz británico anunció que aviones de la coalición bajo mando estadounidense en Iraq bombardearon varias posiciones de los milicianos chiíes el jueves por la noche.

Se trató de dos misiones de bombardeo dirigidas contra grupos de lanzadores de cohetes y contra congregaciones de milicianos en Basora, declaró a AFP el comandante Tom Holloway. Se trata de la primera intervención de aviones de la coalición (estadounidenses o británicos) desde el estallido de las escaramuzas en la gran ciudad petrolera iraquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios