Diario de un 'despistao'

Los lunes al sol, los martes a la sombra de un móvil

Los enmallaos sacan a las tablas un ejemplar de 'Huelva Información'. Los enmallaos sacan a las tablas un ejemplar de 'Huelva Información'.

Los enmallaos sacan a las tablas un ejemplar de 'Huelva Información'. / reportaje gráfico: alberto domínguez

Parece que esto poquito a poco se va calentando, le está costando pero ya la gente empieza a mover sus hilos y a despertar de su largo letargo y empieza a dar señales de vida. Me gusta la gente sencilla que se pinta los pelos de colores y sale a disfrutar, que se rodea de amigos y no le importa el qué dirán, los que van todos a una cuando se trata de defender algo que consideran injusto. Digo todo esto porque cuando se ataca a una agrupación desde muchos frentes, los componentes de tal agrupación se pelean hasta con el toro que mató a Manolete si hiciera falta, sin pedir explicaciones, sin tener que darlas, así, a degüello, eso es la unión, pero, ¿os habéis parado a pensar si el que está atacando a vuestro grupo, vuestro grupo lo ha atacado antes?

En un concurso donde la crítica es libre, siempre dentro de un orden, donde la crítica es la base de la fiesta, donde la palabra es la que manda, hay que saber aceptar todas las observaciones que hacen los demás sobre vuestras interpretaciones. Aquí es muy fácil decir que fulanito ha ido a coger gurumelos en un campo vallado, lo han cogido y multado y eso es una brutalidad y, sin embargo, cuando el campo es tuyo y por ende los gurumelos, te quejas de que la brutalidad la están cometiendo contigo. Así somos, que bien te quiero perrito, pero pan poquito. Son las miserias y grandezas del ser humano.

El carnaval es la más pura expresión de esas grandezas y miserias, aquí se sobrevalora todo y se minimiza al máximo en la misma frase. Es el todo o la nada, no hay términos medios, por eso será que tiene tanta aceptación.

Los lunes son días malos, en este concurso son como los domingos, un día en el que si no se hace nada tampoco pasaría nada. Con más frío que un perrito chico, llego hasta la puerta de nuestra querida bombonera, este año la Fopac se ha ahorrado una pasta en seguridad y no lo digo por los chavales que están en las puertas , sino porque han logrado colocar a un montón de chavalitos en las puertas de acceso a la sala donde no te dejan pasar si el grupo está cantando. A los que nos sentamos atrás nos ha venido como anillo al dedo, pues antes eran constantes las entradas y salidas del personal, ahora sabemos que mientras se está cantado la puerta no se va a abrir y eso lo agradecen nuestros cuerpecitos serranos, que todos los años cogemos una purmunia (así con r).

Ningún grupo de la capital. El aspecto del teatro es desolador, aunque me comenta la organización que está vendido más del 80% del aforo. Es lo de siempre, los fans sólo vienen a ver a sus grupos. No sé la fórmula, quizás tampoco haya ninguna, pero es muy triste ver la sala con este aspecto.

Dimos la enhorabuena por la Medalla de Huelva a Juan Infante, alma mater de Hispanidad Radio cuando se acercó a nuestra ubicación para preparar una de las webcam con la que esta emisora se apoya en la retransmisión del concurso, que por cierto suena como un cañón y tienen al granTeo, que es la enciclopedia de todos los grupos que participan. Teo, Teo Teo que hasta el nombre... jajaja, eres grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios