Huelva

PSOE, PP y los no adscritos tumban cambiar el PGOU para proteger La Joya

  • Participa no saca adelante su propuesta de trasladar las actuaciones urbanísticas previstas en el cabezo a otros sectores de la capital

  • El equipo de gobierno advierte del coste de la operación

La Corporación Municipal, durante la votación de uno de los puntos del orden del día. La Corporación Municipal, durante la votación de uno de los puntos del orden del día.

La Corporación Municipal, durante la votación de uno de los puntos del orden del día. / h.i.

Ayer era 25 de abril y Juan Manuel Arazola quería que constase en acta la celebración de los 44 años de la portuguesa Revolución de los Claveles. Por eso, momentos antes de iniciarse el Pleno, los sones de Grândola, Vila Morena, interpretada por Amália Rodrigues, sonaron desde su móvil ante la cara estupefacta de algunos miembros de la Corporación.

Así arrancó un Pleno en el que la protección de los cabezos de la ciudad acaparó el debate más extenso. Dos eran las propuestas que, respectivamente, pusieron sobre la mesa, con distinta suerte, Mesa de la Ría y Participa Huelva. Al debate de las mismas acudieron miembros de la Plataforma Parque Moret, de la asociación Huelva te mira y de la Asociación de Vecinos de la Merced, entre otros.

El Pleno apoyó de forma unánime la iniciativa de Rafael Gavilán de promover una reunión entre el alcalde, Gabriel Cruz, y el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, con el objetivo de transmitirle la voluntad de la Corporación Municipal de que el Sistema de Cabezos de Huelva sea declarado Monumento Natural de Andalucía, tal y como ya se acordó en la sesión plenaria del 25 de octubre de 2017.

Los socialistas dieron su brazo a torcer aunque, a juzgar por la exposición del portavoz del equipo de gobierno, Manuel Gómez, a priori parecía que no darían su apoyo ni a punta de pistola. Porque, mientras Gavilán basó su propuesta en el conocimiento de un informe desfavorable a la declaración por parte de la Delegación de Medio Ambiente, Gómez se preguntó qué utilidad puede tener para la consecución del objetivo mantener una reunión con el consejero cuando "no se trata de un asunto de voluntad política, sino de la resolución de un expediente administrativo". Además, en cuanto al informe desfavorable, aseguró que sólo es "uno de tantos" informes que se presentan en un expediente de este tipo.

Por si quedaba alguna duda de la postura del equipo de gobierno, tanto el portavoz como el propio alcalde tildaron de redundante el hecho de pedir en una moción una reunión para un procedimiento que ya se ha notificado a la Consejería tras el Pleno de 2017. No obstante, la propuesta recibió el respaldo de todos los grupos.

Sin embargo, distinta suerte corrió la moción defendida por Jesús Amador, en la que -ante la "incompatibilidad manifiesta" que, a su juicio, hay entre la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía y las actuaciones previstas- pidió que se modifique el PGOU para la protección integral y efectiva del Cabezo de la Joya, de modo que se genere la conversión de este cabezo como referente urbano y así consolidar un parque arqueológico de la ciudad que se convierta en "un complemento imprescindible y necesario a la visita al Museo Arqueológico".

Esto es lo que finalmente votaron los grupos tras varias modificaciones de la propuesta y la eliminación de otro punto. PSOE, PP y los dos ediles no adscritos se opusieron a la iniciativa, dentro de la cual Amador explicó que, para no perjudicar a los constructores y promotores, se podrían derivar los aprovechamientos urbanísticos a otros sectores de la ciudad.

El popular Manuel Remesal basó la decisión de su grupo en que hay que respetar el PGOU, en que existen convenios urbanísticos adoptados y en que si existe algún problema, ahí están los tribunales; mientras que Ruperto Gallardo y Enrique Figueroa incidieron en que la junta de compensación ha modificado motu proprio el primer proyecto que se presentó en su día y, en palabras del primero, "una cosa es lo deseable y otra es la realidad".

Manuel Gómez puso en solfa que haya incompatibilidades entre la Ley andaluza de Patrimonio Histórico y el Plan General de Ordenamiento Urbano. Además, se preguntó qué fórmula se seguirá para compensar a los propietarios, mediante transferencias de aprovechamiento, por ejemplo, y cuánto constaría esta operación a los onubenses. No obstante, recogió el guante lanzado por el presidente del grupo municipal de IU, Pedro Jiménez, para que se reúna con Huelva te mira, algo que hará "cuando tenga disponibilidad".

"Estamos preocupados por la mejora del espacio público en general (...). Me da vergüenza cómo está el Cabezo de la Joya y si un proyecto ayuda a mejorarlo, bienvenido sea. Y creo que la mayoría de la ciudadanía está de acuerdo", zanjó el socialista.

Ante estas palabras, Amador le espetó que "tapar con hormigón el cabezo no es mejorarlo", al tiempo que explicó que la incompatibilidad entre la norma andaluza y el PGOU radica en que "se incumple el artículo 19" de la ley, que establece que se entiende por contaminación visual o perceptiva aquella intervención, uso o acción en el bien o su entorno (el conjunto de la necrópolis es parte de un BIC) que degrade los valores de un inmueble integrante del patrimonio histórico y toda interferencia que impida o distorsione su contemplación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios