El Foro de Cardiología alerta sobre la falta de controles en el deporte base

  • Los especialistas recomiendan a los padres de niños deportistas reservar parte del presupuesto para la realización de pruebas de ecocardiografía y electrocardiograma que prevengan riesgos

El VIII Foro Iberoamericano de Cardiología que se celebra en Huelva y que reúne a trescientos especialistas de ambos lados del Atlántico se ha convertido no solo en foco de atención médica sino en fuente de información ciudadana y consejero del buen vivir, beber y comer.

Si el primer día se abordó detalladamente la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, la segunda jornada sirvió como bloc de notas para la práctica de un deporte cardiosaludable que debe estar lejos de ponerse deportivas y chándal sin orden ni concierto.

La mesa redonda y el posterior debate sobre 'Cardiología deportiva' en la que participaron como moderador Juan Motero, cardiólogo y especialista del Real Club Recreativo de Huelva; Araceli Boraita Pérez, jefa de Cardiología del Centro Superior de Deportes; Cesar Quesada, médico y ex portero del Decano; y el nutricionista Javier Alonso, puso sobre la mesa un flechazo dirigido a la conciencia de las administraciones sanitarias pero también de los aficionados y familiares de los deportistas: excluyendo los grandes equipos, no existen controles médicos rigurosos que garanticen la salud de futbolistas y atletas.

O lo que es lo mismo, si usted tiene un hijo o una hija que se dedique a la práctica asidua del deporte no confíe en el simple análisis que le hacen en el club, probablemente sirva para poco.

El ex portero Cesar Quesada lo explica de una forma contundente: "Lo mejor es dejar presupuesto para un estudio médico y no gastarse todo el dinero en la ropa y las botas". Bastaría con un electrocardiograma basal y una ecocardiografía para descartar cualquier problema físico que contribuya a darnos un disgusto cuando el futbolista, atleta o practicante de cualquier deporte se vea sometido a un esfuerzo extremo. Créanlo, no es demasiado caro.

En el caso del Real Club Recreativo de Huelva, el objetivo marcado por sus dirigentes médicos es bajar paulatinamente la edad de realización de los controles exhaustivos hasta los juveniles y cadetes.

En los clubes de la Segunda División del fútbol española la situación es similar pero si bajamos a la tercera división, a las categorías regionales, provinciales y ligas de chavales y empresas los controles se resumen en una palabra: auscultación, vía fonendo en la mayoría de las ocasiones.

Los cardiólogos advierten que muchos deportistas que corren riesgos innecesarios, incluso los hay que después de una severa advertencia médica continúan con sus malas prácticas deportivas.

La mesa no solo se centró en el deportista profesional sino también en el amateur (aficionado), cada vez más numerosos pero también cada vez más imprudente, a juicio del análisis que realizan los especialistas. No vale estar toda la semana sentado ante la televisión o el ordenador y pegarse la gran paliza cuando llega el fin de semana. "Una persona que haga esto corre riesgo de sufrir un infarto", advierte Motero.

Lo que sí quedó claro, según Araceli Boraita, es que "las práctica continuada y moderada de una actividad deportiva acarrea muchos beneficios para la salud". Para muestra un botón: un corredor de setenta años puede tener una luz coronaria (limpieza de venas para neófitos) equivalente a una persona de treinta años. En estos casos está claro que influye y mucho la práctica de actividad física.

Durante la ponencia se establecieron pautas de comportamiento entre el deportista amateur y el profesional. El primero se prepara para estar 'en forma' y su sistema cardiológico está bien; en el segundo de los casos su objetivo es competir.

El corazón del deportista de élite sufre durante su vida lo que en argot cardiológico se denomina "hipertrofia adaptativa", que es reversible cuando deja la práctica del esfuerzo físico. De todas formas no es aconsejable el abandono del esfuerzo físico radical. Para el común y con la llegada de los cuarenta lo mejor, según recomiendan los cardiólogos, es la práctica moderada de actividad deportiva. Aún así, recomienda hacer antes una prueba de esfuerzo y un reconocimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios