Dree Hemingway, la bisnieta angelical

  • La bisnieta del famoso escritor Ernest Hemingway, modelo de 25 años, da el paso al mundo del diseño con una colección sencilla y básica para la firma Sandro.

Cuando un apellido es sinónimo de puertas abiertas y despliegue de alfombras rojas, aquellos que tienen la suerte de haber nacido en una estirpe con prestigio no pierden el tiempo y aprovechan el tirón. Y es que los hijos de los famosos generan un morbo y una expectación que en muchos casos se convierte en imparable. Las marcas lo saben, y en un mundo en el que las estrategias comerciales son cada vez más agresivas y originales, rescatar a la hija de una gloria pasada o de un personaje público y situarla al frente de una campaña publicitaria parece ser la receta perfecta para garantizar tanto un aumento de ventas como una adecuada cobertura mediática.

Así es como nace el fenómeno de las modelos 'hijas de papá'. Quizá una de las que comenzó este boom fue Paris Hilton. Bisnieta y heredera del imperio hotelero de Conrad Hilton, la polémica rubia ha conseguido protagonizar las campañas de grandes firmas de moda como Guess, Tommy Hilfiger y Christian Dior. Y con el tiempo, se ha convertido en una socialité, una joven que lidera la profesión de moda: ser famosa.

Esto de ser modelo y protagonizar campañas por obra y gracia de las influencias del apellido es algo que parece formar parte de la cultura popular. Es un fenómeno que se refleja en series como Gossip Girl, en el disco de Lady Gaga The Fame o en la canción Glamorous de Fergie. Pero el caso de Dree Hemingway ha sido diferente desde el principio. La bisnieta del mítico escritor, una rubia de constitución delgada y cara angelical, se convirtió hace unos años en modelo profesional desfilando y posando para firmas como Mango, Sandro, Abercrombie&Fitch y DKNY.

Dree Hemingway tuvo su momento cúlmen sobre las pasarelas durante los años 2009 y 2010, con desfiles para Givenchy, Chanel o Calvin Klein, para después hacer sus pinitos en el cine (en 2011 intervino en dos películas) y pasar al backstage del mundo de la moda trabajando en campañas, colaboraciones y colecciones cápsulas como la que acaba de protagonizar para Sandro.

La bisnieta de Ernest Hemingway se ha lanzado de cabeza al mundo del diseño presentando una colección de diez piezas para la cual se ha inspirado en su infancia en Idaho, Estados Unidos. Aires bohemios, de los años 70, y del suroeste estadounidense inundan una colección sencilla, con ideas muy ponibles, amplitud en vestidos y camisetas, muy primaveral y fresca, con largos vestidos hasta el suelo en los que aparece un poco más el toque especial con un modelo étnico estampado muy visual. El resto no dejan de ser básicos con algún pequeño detalle añadido.

Nada del otro mundo su aportación si no fuera porque la revista Elle, en su número de abril, nos descubre a esta nueva figura del mundo de la moda. En la portada de la publicación, la ex modelo, a sus 25 años, exhibe su lado más natural, seductor y sexy.

"Me gusta pensar que he heredado el estilo natural y sencillo de mi tía Margaux", confiesa mientras añade que tuvo "una infancia casi nómada". "Viajábamos por todo el mundo y mis amigos por lo general eran adultos". "Margaux estaba deprimida, pero no sé si siempre fue así. En su vida había una multitud de cosas que no funcionaban, su familia estaba jodida, y quizá no tenía con quién hablar", declara sobre el suicidio de su tía. Además, dice que lleva "en la sangre el querer hacer algo creativo, dejar mi huella en el mundo, pero no sé si tiene que ver con ser una Hemingway".

En cuanto a su profesión, cuenta que la mayoría de sus amigos son gente del mundo de la moda, "pero que trabajan en el backstage". Ahora le toca a ella dar el paso hacia el otro lado de la pasarela. ¿Tendrá futuro como diseñadora? El tiempo lo dirá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios