"Eso de que la energía nuclear es de derechas es una caricatura"

-Sabrá usted que en Grecia a las personas se les llama átomos.

-¿Átomos? Bueno, átomo significa lo que no se puede cortar o dividir, claro.

-Sí, uno entra en un ascensor griego y lee "tésera átoma (cuatro personas)".

-Claro, es que es así. La unidad básica de la materia es el átomo y la unidad básica de la humanidad es la persona.

-La verdad es que oyéndole le entran ganas a uno de hacerse amigo de los átomos.

-Es que el átomo tiene una historia gloriosa ¿eh? Yo creo que es la hipótesis que ha estado manejando la humanidad más tiempo, desde que se postula por Demócrito y Leucipo hasta que se descubre pasan 24 siglos hablando de átomos para defenderlos o para atacarlos. Y cuando se descubre cambia realmente la historia de la humanidad.

-Para hacernos amigos de la energía nuclear hará falta más tiempo ¿no?

-Sí, lo que ha ocurrido es que durante 25 años la energía nuclear ha estado sometida a una intensa campaña en contra, a la cual ni desde las universidades ni de los centros de comunicación hemos respondido. Y ha calado en la gente una propaganda unilateral.

-No están ustedes muy bien vistos.

-No, pero fíjese que mi libro está dedicado a mi nieta, porque yo creo que para las generaciones futuras tenemos que dejarle en herencia una tecnología y una ciencia tan europea como es la nuclear y no que dependan del carbón, del gas o de petróleo.

-¿Usted ha sido siempre pronuclear o tiene un pasado?

-Yo tengo un pasado que coincide en buena medida con mi ideología actual. Llevo treinta y tantos años dedicado a la energía nuclear y siempre he pensado más o menos lo mismo.

-¿Nunca se ha puesto una pegatina de 'nucleares no'?

-Mi mujer, sí. Mi mujer es una verde alemana, que son los verdes más furibundos del planeta. Se ha llegado a encadenar a unas vías del tren contra un transporte por ferrocarril de residuos radiactivos en su tierra, cerca de Hamburgo. A ella le encantaba ponerse hasta arriba de pegatinas de Atomkraft nein danke.

-Conflicto a la vista, pues

-Pues su caso es paradigmático, porque ella poco a poco se ha ido convenciendo de que efectivamente esto es mucho más ecológico y mucho más limpio. De hecho, ya no se puede identificar a los ecologistas con los antinucleares. El fundador de Greenpeace en Reino Unido ahora es pronuclear total.

-¿Usted daría sus conferencias en Hiroshima?

-Lo de Hiroshima, cuidado ¿eh? Son dos cosas completamente distintas, como el uso de aviones para bombardear poblaciones o para transportar turistas. En Japón hay cincuenta y tantas centrales nucleares. Es de las mayores potencias nucleares, en la misma Hiroshima hay centrales ¿De qué estamos hablando?

-Sus datos parecen incontestables: 40 años de nucleares en España, cero afectados.

-Claro, es que una cosa es el miedo y otra los datos. Y eso que los datos se pueden inventar, como cuando se dice que en Chernóbil hubo millones de muertos, y fueron cincuenta y siete.

-Entonces, ¿por qué tenemos tanto cuidado con la energía nuclear?

-Porque hay que tenerlo. Pero mucho más hay que tenerlo con el coche o con los aviones. En realidad, todo es peligroso. La energía producida por cualquier industria tiene sus problemas. Y precisamente, la energía nuclear es de las más seguras.

-Pero ese fantasma radiactivo...

-Claro. Pero al principio, tiene un origen muy bonito, con las radiografías y la utilización en medicina. Pero hoy día, ni todo el bien que hace el tratamiento del cáncer con radiaciones puede contrarrestar toda la carga que supuso la explosión de la primera bomba atómica.

-¿La energía nuclear es de derechas?

-Bueno, la identificación de lo antinuclear con lo progresista mucha gente dice que viene de aquella película tan famosa El síndrome de China y de que su protagonista, Jane Fonda, se identificó luego con el progresismo.

-¿Y usted es de derechas?

-Mire, la energía nuclear se desarrolló en España con la democracia, con Felipe González. Se paró por la amenaza terrorista. Y quien instaló más renovables fue Franco con los pantanos. O sea que... Todo eso son caricaturas. Yo defiendo la energía nuclear desde una posición política de izquierdas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios