400 y longitud, ¿los nuevos retos de Bolt?

Después de dominar el sprint de forma apabullante en los dos últimos años, el atleta jamaicano Usain Bolt podría buscar nuevos retos a los que dedicar su extraordinario potencial en los 400 metros. Podría, incluso, probarse en el salto de longitud.

Pero, ¿sería el jamaicano tan hegemónico en esas dos disciplinas como lo está siendo en estos últimos años en los 100 y 200 metros? Las voces más autorizadas para responder a esa pregunta, los actuales plusmarquistas del mundo de ambas disciplinas, afirman que sí.

"Ciertamente es posible, podría romper el récord", señaló el estadounidense Michael Johnson, quien aún posee la plusmarca mundial en los 400 metros con un tiempo de 43,18 segundos, establecida hace diez años en el Mundial de Sevilla.

Para su compatriota Mike Powell, recordman de longitud con 8,95 metros desde 1991, Bolt es un "monstruo de la naturaleza". "Con su altura, es un tipo que me asustaría. Es grande y rápido... Yo podría enseñarle cómo saltar nueve metros, por un pequeño honorario", bromeó.

Bolt es a sus 23 años un portento atlético que ha roto con barreras que parecían imposibles aún durante mucho tiempo. En los Juegos Olímpicos de Pekín fue el primer hombre en bajar de 9,7 en los 100 metros al parar el crono en 9,69, y eso que se frenó e hizo aspavientos en los últimos metros de la carrera.

En el Mundial de Berlín, que acaba de concluir, corrió al máximo hasta el final de la prueba y pulverizó su marca por once centésimas para dejarla en unos formidables 9,58 segundos.

En los 200 hizo lo mismo. Primero acabó en Pekín con el récord de 19,32 segundos de Johnson, que parecía eterno, para poner la plusmarca en 19,30.

Luego llegó a Berlín y rebajó el tiempo hasta unos increíbles 19,19, pese a que aseguró que estaba cansado y que había llegado en mejor forma a Pekín.

Bolt cree que aún tiene espacio de mejora. El jamaicano está convencido de que el récord de los 100 metros se puede bajar hasta los 9,4. "No sé si seré yo quien lo haga, pero es posible", aseguró el campeón mundial.

¿Seguirá explorando los límites humanos en el sprint o buscará nuevos récords en otras disciplinas? La respuesta la tiene el hermético Glen Mills, el técnico al que Bolt escucha siempre como si fuera un gurú.

Antes de que el jamaicano explotara en los 100 metros, Mills quiso enfocar a su pupilo -en un principio un especialista de 200- hacia la vuelta al estadio. Pero Bolt se negó en ese momento.

Como advierte Johnson, "los 400 metros son diferentes". "Hay que dedicarle mucho trabajo y entrenamiento", aseguró. Con 1 ,93 metros de altura y la velocidad del relámpago, Bolt tiene las condiciones naturales para hacer lo que quiera.

"Le dije a mi entrenador que me gustaría intentar el salto de longitud antes de retirarme, porque pienso que sería bueno en eso", adelantó el atleta.

Vencer en el foso de arena lo entroncaría, definitivamente, con leyendas como Jesse Owens o Carl Lewis, los cuales ganaron cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos, en los 100, 200, 4x100 y longitud.

"Potencial tiene para saltar nueve metros y medio", aseguró en una entrevista con el diario Frankfurter Allgemeine Lauren Seagrave, técnico del campeón mundial de salto de longitud, Dwight Phillips. "Pero seguramente dirá: 9,5 o 9,4 segundos son mejor que 9,5 metros. Y ahí tiene razón", aseguró tajantemente el preparador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios