Las grandes marcas claman contra Mosley por su escándalo sexual

  • El príncipe heredero de Bahrein ha declarado al presidente de la FIA persona 'non grata'

Los fabricantes automovilísticos BMW, Mercedes Benz, Toyota y Honda, todos ellos envueltos en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, se mostraron ayer muy críticos con el presidente de la Federación Internacional (FIA), el británico Max Mosley, y creen que no debe continuar al frente de este organismo por su supuesta orgía sadomasoquista con tintes nazis.

Las cuatro emitieron ayer sendos comunicados en los que consideran insostenible a Mosley como presidente de la FIA.

Para BMW y Mercedes Benz, que lo han hecho de forma conjunta, "el contenido de lo que se ha publicado es repudiable". "Nos distanciamos explícitamente como empresa de ello", afirmaron.

Lo ocurrido afecta a Mosley "en lo personal y como presidente", prosiguen, por lo que esperan "una reacción de los gremios relevantes de la FIA" ante lo que consideran una situación "insostenible" para el mundo del motor.

En respuesta a este comunicado, Mosley respondió con dureza a BMW y Mercedes en declaraciones a la agencia Reuters: "Dada la historia de BMW y Mercedes, particularmente antes y después de la Segunda Guerra Mundial, comprendo por qué ambas quieren distanciarse de lo que ellos correctamente describen como el repudiable contenido de esas publicaciones". Toyota y Honda también han criticado abiertamente a Mosley y han pedido su dimisión.

De momento, Mosley no acudirá a Bahrein. Según el diario británico The Times así se lo exigió el jeque Salman Bin Hamad Al-Jhalifa, príncipe heredero del reino de Bahrein, quien le ha escrito una carta en la que le comunica que es persona non grata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios