Remar todos en la misma dirección

  • El portero del Recre Sorrentino afirma que el mejor refuerzo del mercado de invierno es Ersen Martin · Protestar en un terreno de juego no sirve de nada, sólo para que pueda expulsarte el colegiado

AHORA que todos estamos remando en la misma dirección, los resultados tienen que ser mejores. Sin lugar a dudas, estas palabras son las que más podemos valorar de las que pronunció el guardameta titular del Recreativo Sorrentino en el transcurso de La Tertulia de Antena Huelva televisión, a la que acudió como invitado especial. Suponemos que con ello querrá decir que antes no se estaba totalmente apoyando el proyecto desde todos los sitios. El turinés, quien asimismo manifestaba que se encuentra encantado de pertenecer a la disciplina de este equipo pues tanto la afición como el clima y la provincia en sí le proporcionan todo lo que él quiere para vivir, valoraba igualmente muy positivamente la forma de seguir el fútbol que se tiene en Huelva. Aquí, dice, hay pasión y mucho público todos los domingos en el estadio. El portero tiene de contrato sólo esta temporada y a él le gustaría que el Consejo de Administración del Decano utilizara la opción de compra, que asciende a un millón de euros, pues él no quiere volver a Grecia, y de hecho, no va a retornar y si no es el Recreativo quien le ofrece la posibilidad de seguir lo haría en otro conjunto español.

En relación con el partido contra el Zaragoza y el cambio de Carlos Martins por Rafa Barber, el guardameta italiano comentaba que desde fuera se ve el fútbol de una forma pero desde dentro se sabe más en este aspecto y, aunque Rafa saltó al terreno de juego muy motivado, no era la forma más correcta de saltar al césped, cuando los aficionados están abroncando al mister. Aunque Sorrentino dejaba claro que él sabía que a Barber la afición lo quiere y le valora, añadía que es mejor entrar en un terreno de juego con aplausos que con bronca aunque la misma no vaya dirigida al futbolista. Por su parte, considera muy importante que el Recreativo consiga los tres puntos en el Ciudad de Valencia, pues dejaría muy tocado y con una gran diferencia de puntos respecto al Recreativo al conjunto que dirige su compatriota Giovanni de Biasi, al que desde luego Sorrentino ni siquiera conoce. De igual forma, el italiano manifestaba que ganar al Levante es importante también para recibir a la jornada siguiente al Atlético de Madrid con otra comodidad pues no es bueno tener que jugar todos los partidos con el agua al cuello y con la necesidad imperiosa de lograr la victoria.

El guardameta de igual forma decía que la manera de jugar el Decano en la segunda parte contra el Zaragoza era la más lógica y que Víctor Muñoz hizo bien en plantear el partido de la forma que lo hizo pues los tres puntos se tenían que quedar en Huelva. Además, añadía que distinto habría sido si el equipo hubiese llevado ocho o diez puntos más en la tabla clasificatoria porque, en ese caso, podría haberse permitido otras alegría y seguro que el conjunto maño se habría llevado para La Romareda algún golito más. Sorrentino, muy hábil siempre en sus manifestaciones y más listo que el hambre, a la hora de hablar o enjuiciar a sus compañeros, que se le pidió que lo hiciera, comentaba que los jugadores no habituales en las alineaciones iniciales como Quique Álvarez, Rafa Barber, Marquitos, etcétera, son muy válidos y que darán un buen resultado al equipo. Así apoyaba a los que más fastidiados se pueden encontrar en estos momentos por no ser de los habituales en el once inicial. Es la habilidad de Sorrentino y sus ganas de hacer grupo, lo cual es muy importante. Asimismo el portero apuntaba que el mejor fichaje para enero era Ersen Martin, que es muy grande y que tiene que imponerse ante los defensas y porteros rivales.

Sorrentino aseguraba que el Recre se va a mantener en la categoría y que él ha llegado a Huelva a por todas, comprometido y con responsabilidad, pues el hecho de tener firmado sólo un año no significa que venga a pasar de todo. Él le tiene mucho respeto al público, que es quien paga por ver un espectáculo y que él es el que cobra por ofrecer ese espectáculo y que, por tanto, tiene que darlo todo para que el aficionado salga contento, siga acudiendo a los estadios y él pueda seguir cobrando y viviendo bien de su profesión. El turinés dejaba patente que la afición juega también en cada partido y que el equipo necesita a ese jugador número 12 cada vez que juegue en el Nuevo Colombino. Por último, mandaba Sorrentino un mensaje a todos sus compañeros: que no vale de nada protestar al árbitro ya que cuando ha pitado no se vuelve atrás y en cambio el futbolista puede ser expulsado. Muy sensato y sabiendo más que todas las cosas este italiano, del que nos ha gustado mucho su forma de analizar los componentes futbolísticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios