fútbol premier league

Kloop gana la batalla

  • El Liverpool acaba con la imbatibilidad del City de Guardiola en un duelo frenético con dos estilos diferentes

Guardiola felicita a Kloop al final del partido disputado en Anfield. Guardiola felicita a Kloop al final del partido disputado en Anfield.

Guardiola felicita a Kloop al final del partido disputado en Anfield. / PETER POWELL / efe

El Liverpool terminó con la condición de invicto del Manchester City y desarboló en Anfield al equipo de Pep Guardiola, que rozó el empate en un acelerón final lleno de coraje.

Los citizen, líderes incontestables de la Premier, han tardado veintitrés jornadas en encajar su primera derrota en Inglaterra. El City transitaba por la Premier con veinte victorias y dos empates antes de su visita a Liverpool. Igual que en la Copa y en la Copa de la Liga, donde había saldado con éxito cada uno de sus compromisos. Su único revés del curso hasta ahora llegó en el Allianz Arena de Múnich, donde cayó frente el Bayern el pasado 6 de diciembre (2-1) cuando ya tenía asegurada su clasificación como primero de grupo. Pero en Anfield no pudo esconder su inferioridad ante un rival más motivado, desatado tras el descanso. Y eso que en la primera parte el Manchester City se mostró superior a partir del minuto nueve, cuando el Liverpool se puso por delante con un tanto de Chamberlain, que recogió un balón en medio campo, superó a cada rival que le salió al paso y, desde el borde del área, lanzó un tiro fuera del alcance del brasileño Ederson.

El City reaccionó con la autoridad del líder. Cercó el área local y encontró premio al borde del descanso, tras un pase medido de Kyle Walker a Leroy Sane, que se adentró en el área, se deshizo de su marcador y batió a Loris Karius por el primer palo. Pero todo cambió tras la reanudación. Los reds salieron con mayor ambición y desarbolaron a un rival hasta ahora inabordable. En el minuto 59, un pase de Chamberlain a Roberto Firmino realzó las virtudes del atacante brasileño, que se hizo fuerte ante su defensor y soltó un disparo que sorprendió a Ederson. Sadio Mane y Salah se apuntaron a la fiesta y pusieron el marcador en 4-1, pero el City tiró de orgullo hasta el final, y Anfield, con los goles de Bernardo Silva y Gundogan, no respiró hasta el pitido final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios