Dieron primero los visitantes, pero al final ganó el San Juan

  • Prudencio anotó dos goles y fue el mejor jugador del choque

Encuentro muy vistoso de cara al espectador y en el que ambos conjuntos dispusieron de muchísimas oportunidades. Los visitantes dieron primero con la portería del San Juan. Sólo habían pasado 7 minutos de juego, cuando un fallo garrafal de la defensa sanjuanera lo aprovechó Toledano para marcar el 0-1.

Los locales encajaron el gol con entereza y tan solo tres minutos después llegó la igualada, obra de Prudencio que recompensaba el dominio del juego que tenían. Sin embargo una contra del equipo moguereño propició un saque de esquina en el que estuvieron a punto de volver a ponerse por delante, pero la defensa local, ahora bien colocada, abortó la ocasión.

Los locales tuvieron la suya con un disparo fortísimo y lejano de Chato que dio en el larguero y en la espalda del meta Lobo que en dos tiempos se hizo con el balón.

El mayor brío atacante de los locales tendría reflejo en el marcador en el último suspiro de la primera mitad. Fue con un disparo de Héctor que acababa en el fondo de la portería forastera.

Tras comenzar la segunda parte la cosa no variaría mucho. El San Juan intentaba matar el encuentro, mientras que el Moguer perseguía el empate. Prudencio, uno de los destacados del partido, lo intentó desde la frontal del área, pero Lobo hizo una magnifica parada a mano cambiada que levantó los aplausos del respetable.

Poco después un centro desde la banda izquierda provocó un lío entre los defensores moguereños, para ver de nuevo a los mismos protagonistas de la jugada anterior, pero en esta ocasión el victorioso fue Prudencio, puesto que el atacante sanjuanero ponía el 3-1 en el marcador que obligaba a presagiar que los de Del Valle lo tenían todo bajo control. Ni mucho menos, ya que cuatro minutos más tarde el recién salido Guayo acortaba distancias en el marcador y alimentaba las ganas del Moguer que cinco minutos después lograba el empate a tres. Fue tras decretar el trencilla un penalti, muy protestado por los sanjuaneros, que Israel se encargaba de transformar en gol.

A raíz de ahí los dos equipos derrocharon ansias por llevarse el derbi, aunque quizás ni a unos ni a otros les venia bien . De hecho se disiparon las jugadas con claridad y gracias a una nueva pena máxima, en esta ocasión a favor del equipo local tras unas manos clarísimas de un defensor en el área, que Chato, con un lanzamiento fuerte e imparable para Lobo, transformaba en el definitivo 4-3 que otorgó al San Juan tres puntos que le saben a gloria para la permanencia en un derbi en el que ganó el fútbol gracias al buen partido que brindaron ambos contendientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios