José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía

"Rosa Aguilar no es más roja que yo"

Comentarios 14

-¿Lo de Rosa Aguilar es una gota roja en el Gobierno?

-No creo que Rosa Aguilar sea más roja que Mar Moreno o que yo.

-Viene del Partido Comunista, o estuvo en él, y usted es un declarado socialdemócrata.

-Ser socialdemócrata es más rojo que ser comunista.

-¿Y por qué?

-Porque lo único que transforma a la sociedad es lo posible, no lo imposible. Las lágrimas que se derramaron por las utopías que no se realizaron son muchas menos que las que se han derramado por las utopías realizadas. Si algo sabemos ya es que no podemos obligar a las personas ni a ser felices ni a ser buenas. Si no hay libertad, no hay progresismo y una política que se olvida de la libertad no es de izquierda. Por lo tanto, creo que lo rojo está en la socialdemocracia. Lo otro es palabrería.

-Pero usted ha dicho que le gusta su sensibilidad de izquierda.

-La mía. Comparte mi sensibilidad de izquierda. No lo digo yo, lo ha dicho ella. Por cierto, nadie sabía que iba a venir a mi Gobierno y fue reprendida por su formación política cuando alabó mi discurso de investidura.

-¿Es usted consciente de que con esa decisión haya entregado posiblemente la Alcaldía de Córdoba al PP?

-Es un riesgo que se corría, pero es un riesgo que vamos a superar, vamos a tener una buena candidatura para Córdoba, pero desde luego no va a ser para el PP.

-¿Por qué ha escogido a Antonio Ávila, un buen colaborador suyo y un técnico acreditado, para la Consejería de Presidencia y no a una persona de mayor perfil político, más de partido?

-Es que Antonio Ávila es muy político, pero hay que conocerlo, claro. Pero no sólo es muy político, es un hombre con una capacidad de síntesis y de diálogo como pocos conozco. Él es el responsable del VI Acuerdo de Concertación Social. Usted pregunte en Comisiones, en UGT y en la CEA quién es Antonio Ávila. Y usted pregunte en todas las consejerías quién es Antonio Ávila. Segunda idea que le transmito: para mí, la Consejería de la Presidencia es un modelo, y es un modelo para dentro. Es la que tiene coordinar la acción de Gobierno, la que debe elaborar los mensajes y la que debe vigilar y ejecutar que se cumpla. Por tanto tienen que trabajar mucho hacia el interior. Él y el viceconsejero.

-Que también viene de equipo de Economía.

-Es que Antonio Lozano ha sido el director general de Presupuesto durante muchos años, y se conoce al dedillo todos los programas presupuestarios, y conociéndose al dedillo todos los programas, me puede gobernar y llevar los proyectos al Consejo de Gobierno absolutamente cocinados.

-Carmen Martínez Aguayo. ¿Hay una persona en quién usted confíe más en términos económicos?

-¿En términos económicos? Confío en muchas personas: en mí mismo, en Antonio Ávila, en Antonio Lozano, en Manolo Recio, en Carmen, en Pepe Haro. Ella fue a Economía porque, para mí, era fundamental no perder ni un segundo ni en financiación autonómica ni en Presupuestos.

-Y lo de la financiación se lo conoce mejor que nadie.

-Lo conoce todo. En financiación, en deuda histórica y en Presupuesto no hay nadie que sepa más que Carmen Martínez Aguayo en toda España. Y cuando yo llegaba al Ministerio de Economía y Hacienda con Martínez Aguayo, ponían un gesto como de decir 'ya viene la peleona'. Porque sabe pelear cada euro.

-Martín Soler, en Innovación, se lleva la joya de la corona. ¿Por qué sustituye a Vallejo?

-Almería es una tierra innovadora, y él forma parte de ese grupo de jóvenes del Partido Socialista innovador, bien formado. Tiene un talante tranquilo, sabe escuchar muy bien, sabe formar equipo. Me veía muy bien en una Consejería donde se debe excitar a la sociedad.

-¿Francisco Vallejo, el anterior consejero de Innovación, no cabía en su Gobierno?

-Bueno, yo quería en Innovación a Martín y no puedo tener dos consejeros de Innovación.

- ¿Luis Pizarro es el Zarrías de su Gobierno?

-Luis Pizarro es Luis Pizarro, y es una de las personas que más me ha ayudado desde que volví a Andalucía. No he tenido nunca mejor relación con nadie que con Luis Pizarro. Hemos compartido mensajes en una crisis económica, he ido a la ejecutiva socialista a explicar los planes, he trabajado codo con codo con él. Me une esa relación histórica. Curiosamente, era más amigo de su primo, de Alfonso Perales, era íntimo amigo de él, éramos vecinos de escaño en Madrid. Y, segundo, Pizarro está en Gobernación. Quien tiene que negociar la política más fuerte, que es la de descentralización, es él, y quería una persona con fortaleza política.

-Antonio Fernández, además de Empleo, se lleva Inmigración. ¿Éste es el hombre de los marrones?

-Cada consejería seguirá trabajando en inmigración en los temas que les incumbe, pero lo que yo quería trasladar es un mensaje claro: la inmigración es un fenómeno relacionado con el mercado de trabajo. Porque tiene que haber un número de inmigrantes suficiente para satisfacer las necesidades del mercado de trabajo. Bueno, y todos los que hemos estado en Empleo sabemos que tenemos que bailar con la más fea, porque las políticas que crean empleo no son de esa Consejería, esa Consejería es para ayudar a los que no tienen empleo, y sin embargo se le achaca que suba el paro. No es un marrón. Bueno, es una injusticia histórica, pero es que se debe ocupar de las personas que carecen de trabajo.

-Rescata a Mar Moreno, a quienes muchos daban por ser la preferida de Rodríguez Zapatero. ¿Es un gesto de generosidad?

-¿Generosidad? Si alguien discute la valía de Mar Moreno es que no la conoce. Mar Moreno es un valor, un valor del socialismo y un valor intelectual, y sobre todo tiene una enorme sensibilidad para lo que yo quiero en Educación. Hemos metido mucho dinero en Educación en los últimos años. El presupuesto ha crecido casi el doble que el PIB y, además, la inversión se ha multiplicado por 2,5. Pero no es un problema de dinero. No, hay que buscar grandes alianzas entre padres, alumnos, profesores y administración para crear un nuevo prestigio que sea el estudio. Tenemos que transmitir los valores del estudio, el mérito, la capacidad, la dedicación...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios