Historias de discapacidad y niños para invitar a la reflexión

La octava edición del Festival Internacional de Cortometrajes Almería en Corto, organizado por la Diputación Provincial de Almería, dedica mañana una de sus sesiones informativas a la relación entre la infancia y la discapacidad. La sesión, que comenzará a las 19:00 horas en el Teatro Cervantes de la capital almeriense, contará con la proyección de seis cortometrajes que invitan a reflexionar sobre esta temática bajo una mirada reivindicativa y llena de optimismo.

Todos los cortos seleccionados, ya sean de ficción, animación o documentales, están protagonizados por niños con alguna discapacidad; casi todas las historias rebosan optimismo, y todas, sin excepción, deseo de normalización. En algunos de los cortos elegidos los niños contemplan la discapacidad, y en otros la poseen ellos mismos. No son cortos infantiles, aunque los niños también los podrán ver.

Los títulos de la sección Infancia y discapacidad, procedentes de España, Australia y Corea del Sur y que suman 56 minutos de proyección, sumergen al espectador en historias como la que cuenta Alicia, una niña con síndrome de Down, sobre su amiga imaginaria, que da nombre al corto Clecla de Julio Medem.

También están la biografía de un primo, Cousin, de Adam Elliot; la llegada de un niño parapléjico a un grupo de chicos que prepara la Navidad en El ladrón navideño de Javier Tostado; el miedo al frío del que habla Daniel Sánchez en La culpa del alpinista; o la historia de Mario, un niño que lucha por decirle al mundo que él no padece sordera, en Mudo Mundo de Beatriz Pérez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios