negociación del nuevo marco de la política agrícola común

Bruselas asegura que no habrá renacionalización de la PAC

  • La principal preocupación del Ministerio, la Junta de Andalucía y los agricultores es el mantenimiento de las ayudas directas

  • El consejero andaluz pide al Gobierno que abra un debate paralelo al europeo

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, departe con el ministro de Agricultura búlgaro en presencia de otros asistentes a la reunión del Consejo de Ministros de Agricultura de la UE. La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, departe con el ministro de Agricultura búlgaro en presencia de otros asistentes a la reunión del Consejo de Ministros de Agricultura de la UE.

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, departe con el ministro de Agricultura búlgaro en presencia de otros asistentes a la reunión del Consejo de Ministros de Agricultura de la UE. / archivo.

Tras el último informe de la Comisión Europea sobre el nuevo marco de la PAC post 2020, la amenaza de una renacionalización de esta política europea ha planeado sobre el sector y las administraciones nacional y autonómica, pues en España se entiende desde todos los ámbitos, que la PAC debe ser una política común en todas sus vertientes. Por ello, es sustancial la declaración realizada la pasada semana por el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, quien aseguró que el documento de la Comisión Europea sobre el futuro de la Política Agraria Común (PAC) mas allá de 2020, no conlleva una "renacionalización" de la misma y mayores distorsiones en el mercado, al tiempo que ha garantizado que los objetivos seguirán siendo comunes. No obstante, en este momento, las administraciones y el sector agrario español siguen insistiendo en que se asegure el mantenimiento de las ayudas directas.

El comisario Hogan, en la rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Agricultura de la UE, dijo que "proponemos subsidiariedad en la implementación, no en el diseño de políticas por parte de los Estados miembros".

"Mantenemos -agregó- la naturaleza común fundamental de la PAC y la integridad del mercado único, asegurando la igualdad de condiciones en la UE", recoge Europa Press. Hogan Precisó que los objetivos de la PAC seguirán siendo comunes, que se protegerá el funcionamiento del mercado único y que se eliminarán "dentro de lo posible" y no se fortalecerán distorsiones sobre la competencia. "Me centré en algunas áreas, incluyendo la sugerencia de que nuestra propuesta conlleva una renacionalización. Rechazo totalmente esta categorización", apuntó Hogan en la comparecencia, en la que también afirmó que esto quedará claro en la propuesta legislativa al respecto que Bruselas presentará previsiblemente en junio.

Los Veintiocho debatieron el enfoque del Ejecutivo comunitario para la PAC después de 2020, que plantea la posibilidad de dar más responsabilidad a los Estados miembros mediante la elaboración de planes nacionales que tendrán que ser aprobados a nivel europeo.

Hogan ha intentado empezar a "llenar de contenido" el documento, que la Comisión Europea presentó en noviembre, aunque ha recordado que todavía no es una propuesta legislativa y que aún no se puede debatir sobre cuestiones financieras, porque este asunto depende de otra propuesta sobre el presupuesto plurianual de la UE para el periodo 2021-2027, que llegará en mayo.

En cualquier caso, el comisario de Agricultura celebró que exista "unanimidad virtual" entre los socios comunitario sobre esta mayor subsidiareidad, aunque sujeta a condiciones. Hogan también recalcó que ha abordado algunas "preocupaciones" expresadas por ministros con respecto a los planes estratégicos nacionales.

Por su lado, la Ministra española de Agricultura, Isabel García Tejerina, al término de la misma reunión, explicó que España ha marcado una línea roja en la negociación que se sitúa en la "oposición radical" a la cofinanciación de la PAC. "Pelearemos -dijo- para que, en el futuro Marco Financiero Plurianual, la Política Agrícola Común siga dotada como hasta ahora para facilitar esta actividad". Recalcó que el Gobierno de España apoyará la PAC, tanto en su reforma como, previamente, en la defensa de un presupuesto comunitario importante para esta política.

Sobre la configuración de la futura PAC, García Tejerina indicó que España se va a centrar en obtener respuestas de la Comisión, en especial, en asuntos como el nuevo modelo de aplicación. Se trata de un nuevo modelo que presenta la Comisión, con una serie de ventajas de simplificación y modernización, "pero del que España requiere respuestas, que nos digan que el nuevo modelo no va a traer renacionalización, que no va a traer diferentes niveles de exigencia a los distintos productores europeos, que no va a haber retrasos de futuro en los pagos, o que no va a haber problemas de correcciones financieras".

En cuanto a la propuesta de la Comisión para que los Estados miembros elaboren diferentes planes estratégicos nacionales, que posteriormente aprobará Bruselas, García Tejerina pedirá a la Comisión garantías de que estos planes no significan 27 o 28 agriculturas diferentes. Según aclaró, "es cierto que cada agricultura es distinta, pero tenemos que mantener unos nexos de unión, unos mínimos comunes que preserven este mercado único". Y puntualizó que Europa quiere una agricultura que responda a las demandas de la sociedad europea y que no haya países más o menos permisivos. "No podemos cuestionar los altos estándares a los cuales hemos llegado en la producción de alimentos en Europa".

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha dirigido sus demandas al Gobierno central, al que reclama que establezca su propia hoja de ruta para el debate que ahora se inicia en Europa sobre la futura PAC. Así, le ha instado a que "fije los órganos en los que se pueda trabajar y esclarecer los diversos temas, en paralelo al debate europeo", además habilite una vía de comunicación para las comunidades autónomas para que, de manera previa a la celebración de los Comités Especiales de Agricultura, se puedan trasladar dudas e inquietudes.

Sánchez Haro ha recordado que la reciente comunicación de la Comisión Europea sobre El futuro de los alimentos y de la agricultura, "no rechaza de forma expresa la cofinanciación de los pagos directos", por lo que considera que "queda abierta" dicha posibilidad en función del acuerdo al que se llegue sobre el próximo Marco Financiero Plurianual. "Es una cuestión que nos preocupa mucho", reiteró.

Para el consejero, la importancia de los pagos directos radica en que cubren la brecha entre los ingresos agrarios y las rentas de otros sectores de la economía europea. Asimismo, "constituyen una importante red de seguridad para la renta, garantizando que haya actividad agraria".

Desde su punto de vista, la cofinanciación de los pagos directos "afectaría al mercado interior" y supondría, de partida, "una renacionalización" de la Política Agrícola Común, cuando "se puede afirmar con rotundidad que la PAC es una política de valor añadido común que debe ser financiada en su integridad con presupuesto de la Unión Europea".

Advierte también que acarrearía otros aspectos negativos como que se impone una cofinanciación obligatoria a los Estados, y, a su juicio, es poco "adecuado" dejar esta cuestión a criterio de los países y "bajo parámetros que no se conocen".

Sánchez Haro teme, además, que se "incrementen las obligaciones presupuestarias de los Estados miembros", pues entiende que esto abriría la puerta a la posibilidad de trasladar a las Comunidades Autónomas parte de dicha cofinanciación. De ocurrir así, "esta decisión podría tener consecuencias financieras muy importantes", señala.

Por su lado, Asaja-Jaén rechaza una cofinanciación de la Política Agraria Común (PAC) y ha valorado que el Ministerio de Agricultura también se haya posicionado en este sentido.

Para la organización agraria, la PAC es y debe seguir siendo una política eminentemente común y su estructura debe de seguir estando basada en los dos pilares: pagos directos y medidas de mercado y, como segundo pilar, políticas horizontales. Asaja-Jaén entiende que son indispensables normas y fondos comunes que garanticen el buen funcionamiento del mercado único europeo y permitan evitar distorsiones de la competencia.

Considera que la futura PAC debe estar al servicio de todos los ciudadanos y agricultores de la Unión Europea, por lo que "la renacionalización de esta política es inaceptable", señala Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de Asaja-Jaén.

Valero considera que la PAC necesita "un presupuesto digno y suficiente para poder cumplir con sus objetivos". Recuerda que desde Europa se exige a la agricultura europea una serie de cumplimientos y esfuerzos que no tienen comparación en otros países terceros con los que debemos competir dentro y fuera de nuestras fronteras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios