Reconocimiento a la experiencia

  • El Comité de Disciplina de la Federación Española de Taekwondo concede al cartayero José Abreu el Cinturón Negro Octavo Dan

  • Lleva más de 40 años dedicados a la disciplina deportiva

Reconocimiento a la experiencia Reconocimiento a la experiencia

Reconocimiento a la experiencia

Los años parece que no pasan por el veterano deportista cartayero José Abreu Florencio, sino todo lo contrario. Y es que con 57 años de edad, de ellos más de 40 dedicados en cuerpo y alma al taekwondo, el Comité de Disciplina de la Federación Española acaba de conceder a este maestro nacional de taekwondo el Cinturón Negro Octavo Dan, un grado que sólo está al alcance de los grandes maestros de este arte marcial, a los que reconoce su trayectoria y constancia y del que en toda Andalucía, además de él, sólo gozan hasta el momento otras dos personas: Paco Téllez y Francisco Oliveira, ambos de Cádiz.

En el marco de la modestia y humildad que siempre han definido la personalidad de este gran deportista, el propio José Abreu señaló a Huelva Información pocas horas después de conocer el reconocimiento directamente por boca del presidente de la Federación Andaluza de Taekwondo, Ismael Bernabal, que la consecución del Octavo Dan "forma parte del tiempo y viene a decirte que ya eres un poco más mayor". No en vano, explica, hasta el Quinto Dan los grados se van otorgando a medida que se van superando exámenes y pruebas "muy duras", y a partir desde el Sexto hasta el Décimo son una especie de "reconocimientos o recompensas".

Solo dos personas más en Andalucía tienen en su poder un grado tan alto en el deporte

A pesar de ello, y aunque con la boca chica, Abreu no oculta la importancia de lo logrado y asegura sentirse "muy feliz" porque es un "premio a la constancia, trabajo y dedicación a este arte marcial, así como a toda una trayectoria profesional, y a pesar de ello sólo te lo otorgan si lo estima oportuno la Federación Española de Taekwondo". De hecho, José Abreu es actualmente el único representante onubense de la primera generación de maestros de taekwondo de toda España, y un requisito imprescindible para lograr el Octavo Dan es que hayan pasado ocho años desde la consecución del Séptimo.

Pero si hay algo que le sobra a José Abreu no es otra cosa que constancia e ilusión por lo que hace. En este sentido afirma tener hoy la misma ilusión por lo que hace que cuando empezó en esto del taekwondo hace ya más de 40 años, al tiempo que asegura que va a por el Noveno Dan (para lo cual tienen que pasar nueve años a partir de ahora), y después a por el Décimo (para lo que se requerirían otros diez años desde la consecución del Noveno).

Con ello "habría conseguido prácticamente todo lo que se puede lograr en el mundo del taekwondo", prosigue, al tener en cuenta que actualmente José Abreu es, entre otras cosas, entrenador nacional titulado desde 1987, juez calificador nacional, árbitro nacional y uno de los pocos jueces internacionales de técnica y punses con los que cuenta España. Además, dirige desde hace ya 35 años la Escuela y el Club Deportivo Kumgang de Taekwondo de Cartaya, los más veteranos de dicha disciplina deportiva en la provincia onubense, por los que han pasado unos 2.000 jóvenes, muchos de los cuales han llegado a ser campeones en sus respectivas categorías. También goza del honor de haber hecho del taekwondo el deporte con más fichas federativas de Cartaya, sólo detrás del fútbol.

Sobre la consecución del Octavo Dan, José Abreu Florencio afirma finalmente que "es una de nuestras mayores recompensas en el mundo del taekwondo, además del hecho de que mis alumnos aprendan y ganen títulos, pero sobre todo que se formen como deportistas y como personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios