Rivera Ordóñez 'Paquirri' y El Fandi salen a hombros

  • Manuel Díaz 'El Cordobés', que completaba la terna, cortó una oreja en el segundo festejo de la Feria de Fallas · Se lidió un encierro de Jandilla, que dio buen juego

GANADERÍA: Toros de Vegahermosa-Jandilla, desiguales de presencia y que dieron buen juego en líneas generales. TOREROS: Manuel Díaz 'El Cordobés', oreja tras aviso y silencio; Francisco Rivera 'Paquirri', oreja con petición de la segunda y oreja. David Fandila 'El Fandi', dos orejas y oreja con petición de la segunda. Incidencias: Plaza de toros de Valencia. Tres cuartos de entrada largos en tarde agradable.

La tarde fue redonda para los denominados "toreros mediáticos" en la segunda de la Feria de Fallas, y también lo fue para el empresario, que vio como se llenaban los tendidos en su casi totalidad. Paquirri y El Fandi abrieron la puerta grande tras aprovechar las virtudes de la buena corrida de Jandilla-Vegahermosa.

En el segundo festejo del abono fallero estaban anunciados los denominados toreros "mediáticos", terna que la afición más purista no acoge con buen agrado pero que a tenor de lo vivido en la plaza de toros de Valencia, cuyos tendidos prácticamente se llenaron, queda comprobado que tiene su público y su sitio en la Fiesta.

Del coso de la calle de Xátiva salieron contentos todos: El público, que disfrutó del espectáculo, la empresa, que encontró un soplo de aire fresco en la taquilla en tiempos de crisis, y los toreros, que se encontraron con una buena corrida de Jandilla y Vegahermosa que les puso el triunfo en bandeja.

El encierro lidiado por Borja Domecq, con los dos hierros de la casa, no fue el ideal de corrida pareja en cuanto a su presencia, pero tuvo las virtudes de la nobleza, la movilidad, y en varias ocasiones la clase en sus embestidas. El cuarto, feo hasta decir basta, fue la oveja negra del sexteto.

Con este material, los espadas se dieron un auténtico festín y complacieron a sus partidarios. El triunfador numérico del festejo fue El Fandi, que cortó tres orejas. Arrollador en los tres tercios y contundente con los aceros, el granadino sorprendió con un pausado toreo al natural ante el primero de su lote. Brindó el sexto a sus compañeros, en una declaración de intenciones de que el "equipo" que forman funciona. Un año más, triunfó con fuerza en una plaza que se le da de maravilla.

Francisco Rivera Ordóñez, ahora Paquirri en los carteles, salió a hombros porque el público es soberano y le pidió la oreja mayoritariamente en sus dos turnos, algo que el palco atendió. Cumplidor con los palos, meció con empaque el capote, muleteó con más oficio que clase a su buen lote y anduvo muy certero con la espada. Por cierto, el sector femenino quedó encantado con los guiños y muletazos mirando al tendido del diestro madrileño.

Encabezaba la terna Manuel Díaz El Cordobés, que logró un trofeo de su buen primero, al que toreó al calor de la solanera, poniendo en liza su tauromaquia más efectista, rana incluida. Salió prendido de fea manera en la estocada, escapándose de milagro cuando el de Vegahermosa hizo por él apretando hacia los adentros. Con el cuarto, con diferencia el más deslucido de la tarde, poco había que hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios