El Juli cierra la Feria de Quito con un indulto

  • Guillermo Albán, lesionado con una posible fractura de la muñeca de la mano izquierda, corta una oreja en el único toro que estoqueó · Joselito Adame, un trofeo

GANADERÍA: Se lidiaron dos toros de Triana -tercero y sexto-, dos de Mirafuente -segundo y quinto-, uno de Huagruahuasi -primero- y otro de Vistahermosa -cuarto-, de distintas hechuras y juego. El toro Agresivo, perteneciente a la ganadería de Triana, número 236, de 507 kilos, fue indultado. TOREROS: Julián López El Juli, oreja, palmas, y dos orejas y rabo simbólicos en el que estoqueó por Guillermo Albán. Guillermo Albán, oreja en el único que mató. Joselito Adame, oreja y vuelta al ruedo. Incidencias: Plaza de toros de Quito. Lleno hasta la bandera. Guillermo Albán sufrió un percance, con posible fractura de la muñeca de la mano izquierda.

El matador de toros madrileño Julián López El Juli cerró la Feria de Quito con un indulto y una oreja, mientras que el mexicano Joselito Adame y el ecuatoriano Guillermo Albán se llevaron una oreja cada uno que supo a muy poco para ambos.

Albán sólo toreó su primero, de forma magistral, pues se lesionó la mano derecha en un desplante cuando iba por la puntilla para acabar la lidia, y su segundo lo tomó El Juli y fue ese el toro que se indultó.

Joselito Adame, en su segunda aparición, también escuchó con fuerza desde las gradas el grito de "indulto, indulto", pero la autoridad de la plaza no atendió el clamor.

Abrió la corrida Lamidito, con una salida lenta. El Juli le consintió con tres apretadas verónicas y media pinturera. La faena se basó en series sobre las dos manos a un toro manso y rajado, que murió de estocada entera y trasera. En su segundo, Rajatabla, el madrileño demostró su solvencia profesional con una faena maracada por la técnica ante un mal toro.

El Juli lidió a Agresivo, que le pertenecía al lesionado Albán, y fue aplaudido por verónicas y chicuelinas. Con la muleta brilló en series de derechazos y naturales en los medios. Cayó al descubierto, pero el toro fue por el engaño y el torero se libró de la cornada. Cuajó circulares de factura que entusiasmó al público que pidió el indulto del astado, concedido por la autoridad.

Adame, además de torear con la capa, cubrió el tercio de banderillas bajo una ovación y la faena de muleta sobre las dos manos con entrega, para terminar de estocada fulminante. En su segundo, el mexicano fue aplaudido en el toreo de capa. Con la muleta logró series de derechazos y naturales, estatuarios y sanjuaneras, y mató de estocada fulminante. Pero los trofeos, pedidos con clamor por el público, le fueron negados por la autoridad, que se llevó una bronca monumental del público.

Guillermo Albán, por su parte, ante el único toro con el que actuó, Estanquero, volvió a ratificar que es el mejor torero de Ecuador, porque cuajó una magnífica faena con capote y muleta, aunque se lesionó la mano en el último momento, con el público ya entregado, que pidió dos orejas, pero que la autoridad sólo dejó en un trofeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios