No hay tiempo para muchas dudas

  • Las cadenas no quieren, o no pueden, arriesgarse con segundas temporadas inciertas y por eso se cancelan 'La Fuga' o 'Toledo'

Comentarios 8

Toledo se estrenó con más de 700.000 andaluces interesados en las intrigas medievales de Antena 3, liderando la noche. La Fuga, pocas semanas después, también interesaba a medio millón de fieles de Andalucía, y encabezaba el prime time pese a la competencia. Ambas series fueron diluyendo en sus tramas y perdieron gas junto a sus índices de audiencia. Lucen ya casi la mitad de sus picos iniciales y sus cuotas rozan la media de la cadena o se quedan unos puntos por debajo. Ni Antena 3 ha renovado a Toledo, pese al esfuerzo de la productora Boomerang; ni Telecinco a La Fuga, de Bocaboca (y tras reconfigurar los primeros episodios de una ficción que en principio se iba a llamar 2055). No se dan las condiciones para pensar que puedan remontar en una segunda temporada. Si el presupuesto de un episodio de estas ficciones ronda los 600.000 euros, las cuentas de ambas privadas, aunque sean las que controlen el mercado nacional, no están por la labor de dar confianza a la continuidad de proyectos que han ido declinando con el paso de las semanas.

Las ficciones, tan caras pero tan rentables cuando dan un buen picotazo en el audímetro, se miran con lupa más que nunca. Tanto en la gestación, en la pre-producción, apurando sus presupuestos, como en su comportamiento en la parrilla. RTVE ha anulado sin contemplaciones el compromiso inicial de dar una segunda temporada a la comedia Plaza de España, de Hill Valley. El conflicto bélico en broma también fue decreciendo en interés para los espectadores y pese a aprobarse una continuidad, para TVE la guerra ha terminado. No hay audiencia para el precio de su coste.

En esta temporada Telecinco ha visto frustrarse un proyecto estrella como la policíaca Homicidios, con el debut televisivo de Eduardo Noriega, producida por Big Bang Media; o el regreso de Antonio Resines con Cheers, de Plural. La primera mejoró en sus datos cuando fue enviada al late night y la comedia dominical ni por asomo llegó a cuajar. Cuando desapareció de la parrilla se dijo que el bar se iba a reconstruir pero finalmente dijo adiós, como le pasó a Vida loca.

Con el culo al aire (de Notro TV), en Antena 3, se presenta como el estreno en comedia revelación de la temporada, tras fallar antes del verano Los Quién. A su vez en esta cadena Gran Hotel, de Bambú, se puede considerar como el drama más exitoso. La cadena de Planeta guarda aún cartuchos para esta temporada como El tiempo entre costuras y Luna, el misterio de Calenda. Telecinco, por su parte, tras sus pinchazos, va a lo seguro en sus nuevos proyectos de ficción como El don de Alba, revisión de Entre fantasmas, y Familia, que viene a beber de la inspiración de series como Los Serrano.

TVE ha comenzado el rodaje de lo nuevo de Los misterios de Laura (Boomerang)y en el catálogo de la cadena pública están las nuevas temporadas de Gran Reserva (Bambú) y La República (Diagonal). El recorte de 200 millones deja en manos de la decisión del futuro presidente qué ocurrirá con estas y otras ficciones, como la renovación de Águila Roja (Globomedia), con un coste de unos 850.000 euros por episodio, Cuéntame cómo pasó (Ganga), con unos 750.000 euros, por capítulo o el serial Amar en tiempos revueltos, también de Diagonal, que no se sabe si mantendrá una temporada completa de emisión diaria. Muchas dudas, para estas estrellas de RTVE, pese al aval de tener unos datos de audiencia sobresalientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios