Cuarenta jóvenes se someten a una sobredosis de 'House' en Sevilla

  • Ayer arrancó en la tienda Fnac de la capital andaluza un maratón de 52 horas de visionado de la serie

"¿Que te vas a Sevilla para qué? Tú estás loca". El padre de María se llevaba las manos a la cabeza cuando su hija le dijo que tenía que coger un AVE a las seis de la mañana. Que se iba a Sevilla. Que iba a participar en un maratón de visionado de la serie House. 52 horas ininterrumpidas, sin ayuda de la cafeína. "Somos unas frikis totales", admite la amiga de María, Ana. Las chicas, madrileñas, son dos de los cuarenta concursantes que desde ayer, a las once y media de la mañana, permanecen encerrados en la tienda Fnac de Sevilla. "No es saludable, pero el premio es una locura". Pues sí. Una semana en Los Ángeles con todos los gastos pagados bien vale una vigilia de más de dos días.

Eso es lo que piensan todos los participantes. Treinta y cinco chicos y cinco chicas, seleccionados entre más de 6.500 candidatos. "No cabían todos en el fórum de la tienda", explicaba ayer Manuel Pilar, responsable de comunicación de Fnac Sevilla. Por eso la organización lanzó siete preguntas online sobre House. Los cuarenta más rápidos en responder correctamente son los "afortunados" que se disputan el viaje. Todos jóvenes.

Ayer, minutos antes del comienzo del maratón, los participantes se acomodaban en el fórum, una pequeña sala separada del resto de la tienda por unas cortinas rojas. La sintonía de House acompañaba cada uno de sus movimientos. Una mochila por aquí, la maleta por allá, última visita al cuarto de baño... Poco después de las once ya estaban sentados frente a las imágenes de su serie favorita. A la izquierda, un imponente póster de Gregory House, con gesto serio, escrutando a sus incondicionales seguidores. Junto a la pantalla, un sillón y una cama de hospital. Como recordatorio de que el cansancio también genera problemas de salud. Y a la derecha, la cortina que les separaba del resto del mundo. La misma que se cerró cuando Manuel Pilar pronunció las palabras que inauguraban la prueba. "Pensad en el premio como aliciente para aguantar. Mucha suerte. Empezamos".

Era el primer minuto de las 52 horas. Y el principio del fin de un proyecto que dura ya más de tres meses. "Teníamos muchas ganas de hacer un maratón, pero con una serie que tuviera gancho de verdad", decía Manuel. En Bilbao llevaron a cabo una experiencia similar con Perdidos. En Valencia, con Twin Peaks. Pero ninguna había tenido tanto éxito de público. Incluso hay un participante brasileño que viene desde Lisboa.

Y eso que las condiciones son duras. No pueden dormir. Al segundo aviso por cabezada quedan eliminados. Tienen prohibido consumir cualquier tipo de estimulante. Y sólo disponen de 18 tickets de diez minutos para descansar. El personal de Fnac hace guardia para asegurar que se cumplen las bases del concurso. Pasadas veinte horas, ganará el que más tiempo aguante. Si más de uno llega despierto a las cinco de la tarde del sábado, vencerá quien sume más aciertos en dos cuestionarios sobre la serie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios