Las zonas costeras más deterioradas están en el sur, Levante y Canarias

  • Greenpeace analiza el urbanismo insostenible, la contaminación y los vértidos tóxicos en su informe anual sobre el litoral español · La organización pide que se aplique de forma efectiva la Ley de Costas

Comentarios 3

Las comunidades autónomas de Andalucía, Valencia, Murcia y Canarias son las que más "maltratan" su litoral, según la organización ecologista Greenpeace, que ha denunciado que el "urbanismo salvaje" sigue siendo el principal problema de la degradación de nuestras costas.

El "podio" de las comunidades que menos cuidan su litoral lo encabezarían, además de las citadas, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En el segundo puesto estarían Cataluña, Baleares y Galicia "por seguir produciendo daños al medio ambiente" y el tercer lugar sería para el País Vasco, Cantabria y Asturias, por estar imitando el modelo "devastador" del Mediterráneo.

Estas son las principales conclusiones del ranking recogido en el informe Destrucción a toda costa 2008, que analiza las zonas más deterioradas debido al aumento de obras de infraestructuras, a la contaminación, a los vertidos tóxicos, y al urbanismo insostenible. "Es el mejor diagnóstico de la situación de nuestro litoral", anunció el director de esta organización, Juan López de Uralde.

El documento de esta organización recopila hasta cien puntos negros en el litoral español, y cuestiona el modelo de desarrollo económico de los últimos años, basado en la construcción ilimitada a costa de recursos y del patrimonio natural.

Greenpeace cita cuáles son a su juicio los diez "puntos negros" más amenazados por el ladrillo o la contaminación: Algarrobico (Almería), el Puerto de Tarifa (Cádiz), el polo químico de Huelva, el Delta del Ebro, Marina d'Or (Castellón) y el "Manhattan" de Cullera. Además, el Puerto exterior de Pasajes (Guipúzcoa), la Ría de Vigo (Pontevedra), el puerto de Granadilla en Tenerife y la Marina de Cope en Águilas (Murcia).

De los cien puntos más amenazados, 37 lo son por afecciones a la calidad de las aguas, de los cuales destacan el polo químico de Huelva, la zona más contaminada de Europa y en riesgo de "catástrofe ambiental", y la bahía de Algeciras, según explicó Julio Barea.

También la costa de Tarragona, la ría de Vigo, la ría de O Burgo y Corcubión, ambas en La Coruña, la bahía de Santander, Guardamar del Segura (Alicante), la bahía de Palma de Mallorca o la bahía de Portman (Murcia) registran una contaminación "severa".

Galicia es la comunidad con más puntos negros, ya que acumula 19 de los cien, seguida de Andalucía, con 18; Comunidad Valenciana (11), Cataluña y Canarias, ambas con 10; Baleares y Murcia (7 en cada una de ellas), Asturias (6), Cantabria (5) y Ceuta y Melilla (uno en cada caso).

Ante esta situación, Greenpeace propuso medidas como impedir la "expansión ilimitada" de viviendas; aplicar "de manera efectiva" la Ley de Costas y proteger la primera franja de 500 metros de la urbanización; acabar con los vertidos industriales y urbanos "indiscriminados"; así como crear nuevas reservas litorales para proteger y recuperar las especies acuáticas y las áreas de mayor valor ambiental.

Juan López de Uralde lamentó además el "abandono total en temas medioambientales" por parte del Gobierno de Zapatero, que "después de cuatro meses de la formación del Ejecutivo, no ha nombrado nuevo director general de costas". "Esto muestra el escaso interés del Gobierno en la materia -añadió-. Los nombres que se barajan para ocupar ese cargo carecen de perfil en la protección costera".

López de Uralde dijo que la crisis está produciendo un parón en la construcción inmobiliaria, a pesar de las viviendas ya aprobadas, a favor de las infraestructuras en el litoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios