Las muertes por accidente de tráfico caen un 41% en Semana Santa

  • El número de víctimas asciende a 61, 42 menos que las registradas el pasado año durante este periodo. Rubalcaba dice que la reducción de la siniestralidad es "esperanzadora".

El principal objetivo de la Dirección General de Tráfico (DGT) era reducir el número de víctimas en las carreteras durante la Semana Santa, un hecho que se ha cumplido al registrarse hasta las 20:00 de este lunes 61 muertos, lo que reduce el número fallecidos en un 40 por ciento en relación a las víctimas contabilizadas en 2007.

El Gobierno se ha mostrado satisfecho por estas cifras que, pese al riesgo añadido de siniestralidad debido al temporal que azotó el norte peninsular y que ocasionó numerosos problemas en las carreteras el pasado fin de semana. Hoy, las nevadas volvían a cerrar numerosos puertos de montaña, y los atascos se reprodujeron en los accesos a las grandes ciudades de las comunidades en las que hoy era festivo.

Un total de 61 personas han perdido la vida en la carretera desde que se puso en marcha la operación salida de Semana Santa, el pasado 14 de marzo, hasta la medianoche del domingo. Esta cifra supone 42 víctimas menos que el año pasado, por lo que se ha reducido el número de fallecidos al volante en un 40%. A falta del dato de este lunes, se anticipa una rebaja notable frente a los 103 muertos de la pasada Semana Santa. De esta forma, la DGT ha logrado el objetivo propuesto al iniciar esta operación que era dejar el número de muertos en este periodo por debajo de los 100.

Ante estas "esperanzadoras" cifras, el Gobierno también se mostró muy optimista y satisfecho. Así lo hizo saber el ministro del Interior en funciones, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante una entrevista a la cadena SER, en donde señaló que se está trabajando "en la buena dirección" en este tema aunque reconoció que "falta mucho por hacer porque todavía hay muchas víctimas en las carreteras". "Siempre uno piensa en las 55 personas han perdido la vida y lo que se podía haber hecho para evitarlo", señaló Rubalcaba.

En este sentido declaró que lo más penoso es que las personas se hayan "acostumbrado a los accidentes del tráfico, que ya forman parte del panorama informativo". En cuanto a la mejora en las cifras registradas subrayó: "Al principio de la legislatura pasada había 4.000 fallecidos en nuestra carreteras" un número que ahora mejora debido, a su juicio, a que ante la reforma del Código Penal y la implantación del carné por puntos, "la mayoría de los conductores son cada día más responsables cuando cogen el coche. Cada día lo están haciendo mejor y cada vez hay menos accidentes".

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, se mostró crítico por estas palabras del ministro, señalando que las razones de Rubalcaba tenían "aspecto sancionador" ya que había incidido en la aplicación del carné por puntos y a la nueva reforma del Código Penal". "Si eso fuera así se tendría que ver que los delitos habrían bajado en la misma proporción que las víctimas", advirtió. También la directora de comunicación del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), Nuria Alonso, se refirió a las declaraciones del ministro asegurando que por su parte no llamaría al "optimismo", ya que sigue habiendo víctimas.

"Hay que ser cautos, hacer balance global y por supuesto, en cuanto haya una víctima mortal en las carreteras de poco optimismo podemos hablar", destacó. No obstante, en relación a las posibles causas afirmó que "todavía" la ingesta de alcohol, el exceso de velocidad y la confianza que los conductores mostraban en las carreteras, se situaban como los principales motivos en los que derivaban los accidentes en vías secundarias.

Así, las vacaciones de Semana Santa se terminan con unas mejores cifras, que tienen un mayor valor, si cabe, debido a que el tiempo no lo ha puesto nada fácil a los que iban al volante. El temporal caído durante los últimos días ha provocado problemas en la circulación, debido al cierre de algunas carreteras o puertos de montaña. El mal tiempo también se ha mantenido en el último día de la operación retorno, afectando sobre todo a los conductores que entraban en las grandes ciudades, en las comunidades donde hoy era festivo.

La AP-7 registró retenciones de varios kilómetros a la altura de la localidad de Martorell, una vía en la que, según la DGT, se preveían problemas debido a que alrededor de 270.000 vehículos regresaron hoy a sus casas en la Ciudad Condal. También en Tarragona los conductores se vieron implicados en diversos atascos que llegaron a acumular 20 kilómetros de retención, mientras que en Lleida, la nieve obligó a cerrar la carretera hacia Port de Boinagua y hacia Pla de Beret en ambos sentido. En una decena de carreteras comarcales en toda Cataluña era obligatorio el uso de cadenas.

Iguales medidas eran necesarias en Aragón y en Asturias. En el Principado hay puertos que permanecen cerrados desde el pasado viernes, La Cobertoira, Connio y Ventana. Hoy, los que circularon por las carreteras asturianas tuvieron que usar cadenas en otros 11. De hecho, Asturias, junto con Cantabria y País Vasco, son las comunidades que mantienen la alerta por el temporal, que en otras autonomías ha ido remitiendo en los últimos días.

Las carreteras, informó la Dirección General de Tráfico, registraron también problemas en Málaga, con 16 kilómetros de retenciones en la A-7, en sentido Rincón de la Victoria, y de hasta 10 kilómetros en la provincia de Murcia, en concreto en la A-30 con dirección Albacete. Mientras, en Sevilla (A-4) se registraron dos kilómetros en dirección a Córdoba, los mismos que el Zaragoza (A-2) con dirección Castellón y en Benavente (Zamora), circulando hacia Madrid en la carretera de la Coruña. Estos problemas son consecuencia del cierre de hasta ocho puertos de montaña en Castilla y León.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios