Los glaciares se están fundiendo a un ritmo cada vez más rápido

  • Los últimos datos del Servicio Mundial de Observación de los Glaciares alertan de una pérdida media de 10,5 metros equivalentes en agua desde los años 80

Los glaciares que quedan en el mundo se están fundiendo "al ritmo más rápido de los últimos cinco mil años", fenómeno que amenaza a millones de personas y múltiples ecosistemas. Sólo un 4% de los glaciares del planeta presenta un balance positivo a tenor de los últimos datos disponibles, correspondientes al año hidrológico 2006 y publicados a comienzos del pasado mes de enero.

Ésa es la advertencia contenida en el último informe del Servicio Mundial de Observación de los Glaciares, que se suma a la creciente alarma sobre el aumento del nivel de los mares, las inundaciones, sequías y otros fenómenos cada vez más frecuentes.

Los expertos se han basado en datos históricos para llegar a esa conclusión, según el profesor Wilfried Haeberli, director de ese servicio, citado por The Observer.

"Las pruebas no son absolutas, pero sí muy firmes: es algo extraordinario", explica Haberli en declaraciones recogidas por Efe de este medio británico.

Los expertos han observado la evolución de treinta glaciares de todo el mundo durante casi tres décadas y las cifras más recientes, de 2006, indican la "mayor pérdida neta" de hielo registrada hasta la fecha.

Achim Steiner, director del Programa para el Medio Ambiente de la ONU, afirma en declaraciones a The Observer que el hecho de que los glaciares estén desapareciendo es "la señal más clara" del calentamiento del planeta.

Las consecuencias podrían ser migraciones masivas e incluso conflictos entre pueblos.

"Es algo que podría ocurrir en nuestra época. No hablamos de nada hipotético, sino de algo cuyas consecuencias pueden ser dramáticas", explica Steiner.

Según Lester Brown, del Earth Policy Institute, de EEUU, el problema podría tener ramificaciones globales. Así, por ejemplo, los agricultores de países tan populosos como China y la India podrían tener cada vez mayores dificultades para regar sus cosechas.

Los datos del Servicio Mundial de Observación de los Glaciares precisan que en el año hidrológico 2006, éstos retrocedieron 1,4 metros equivalentes en agua [medida estándar internacional en este campo científico], acentuándose notablemente la tendencia a la baja desde la década de los pasados años 80, basada en series de datos históricas, que acumula ya un retroceso medio de 10,5 metros equivalentes en agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios