Un centenar de personas se concentra en Garoña para exigir su cierre

  • De esta peculiar forma han celebrado el aniversario del desastre nuclear de Fukishima

Casi un centenar de personas se han concentrado en la mañana de este domingo en las puertas de la central nuclear de Garoña, en la provincia de Burgos, para exigir su cierre cuando se cumple un año de la catástrofe de Fukushima en Japón.

Convocados por colectivos ecologistas los ciudadanos han exigido el "cierre inmediato" de la planta burgalesa cuyo reactor es "gemelo" al de Fukushima, por lo que han considerado que la central de Garoña es "insegura".

De este modo, el portavoz de Ecologistas en Acción en la zona, Luis Oviedo, ha criticado la posibilidad de que la vida de la central se vea ampliada por cinco años más, ya que esta situación, a su juicio, se asemeja al "juego de la ruleta rusa" ante un centro "obsoleto y envejecido". "Todos cuando envejecemos tenemos problemas y a la central le ocurre lo mismo".

Oviedo ha recordado a las víctimas de Fukushima y ha abogado por evitar situaciones similares ante una central "obsoleta" como la de Garoña.

Por otra parte, decenas de personas se concentraron en la plaza de Fuente Dorada de Valladolid para exigir el cierre de la central, ya que, como ha recordado el miembro de Ecologistas en Acción de la capital, Miguel Ángel Ceballos, el reactor con el que cuenta Garoña es el "más antiguo", por lo que es necesario el "cierre inmediato" para evitar "riesgos".

En la concentración de Valladolid se encendieron velas en memoria de las víctimas de Japón y se portaron pancartas en las que se podían leer 'Residuos nucleares. ¿Merecen la pena?' o 'Vivir sin nucleares'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios