Dos años de prisión a una mujer que cortó con un cristal a otra

  • Se pelearon en dos pubs de Torrelavega (Santander) y el auto ha descartado que la principal acusada actuara en defensa propia.

Una mujer ha sido condenada a dos años de prisión por pelearse con otra en dos pubs de Torrelavega y cortarle en la cara y en los brazos con el cristal de un vaso. Deberá pagarle además 8.036 euros. La otra mujer también ha sido condenada, y deberá pagar una multa de 300 euros y 179 a la primera por las lesiones que le produjo durante las peleas. La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha rechazado un recurso de la principal acusada y ha confirmado la sentencia que dictó en diciembre del año pasado el Juzgado de lo Penal número 3 de Santander.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha confirmado una condena de dos años de prisión para una mujer, Jennie V.S., que después de pelearse con otra en dos pubs de Torrelavega la cortó con el cristal de un vaso en la cara y en los brazos. Junto a ella, también ha sido condenada la otra mujer, Lilian G.R., que deberá pagar una multa de 300 euros por las lesiones que produjo a su agresora durante las dos peleas previas.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial rechaza así un recurso de la principal acusada y confirma la sentencia que ya dictó en diciembre del pasado año el Juzgado de lo Penal número 3 de Santander.

Según se explica en la sentencia de la Audiencia, las peleas tuvieron lugar en la madrugada del 16 de julio del año 2007. El altercado entre las dos mujeres se inició a las cuatro de la madrugada en el club Pasadizo, de Torrelavega, donde se enzarzaron en una pelea que acabó cuando las separó el vigilante de seguridad. Dos horas más tarde, en la discoteca 'Kroker', se inició de nuevo una pelea en la que Jennie mordió a Lilian en el brazo y ésta, por su parte, le propinó a Jennie una patada en la ingle. Minutos después, cuando Lilian se encontraba en el cuarto de baño, "ocupada en sus necesidades", irrumpió Jennie y con un trozo de cristal de un vaso le hizo varios cortes en la cara y en los brazos.

Como consecuencia de los hechos, Lilian tuvo que recibir diez puntos de sutura y tratamiento farmacológico y tardó 30 días en curar de sus lesiones, 15 de ellos sin poder desempeñar sus ocupaciones habituales. Le quedan como secuelas cicatrices de entre 3 y 5 centímetros en una ceja, en el lateral izquierdo del rostro y en el brazo y hombro izquierdo. Por su parte, Jennie sufrió contusiones en diversas partes del cuerpo.

Jennie ha sido condenada a dos años de prisión por un delito de lesiones y, además, a indemnizar a Lilian con 8.036 euros. Mientras tanto, Lilian fue condenada a 300 euros de multa por una falta de lesiones y a abonar una indemnización de 179 euros a Jennie. La Audiencia ha ratificado esas condenas y rechazado el recurso de Jennie, que pedía su absolución y alegaba, entre otros argumentos, legítima defensa. 

Sin embargo, la Sala ha concedido credibilidad al relato de los hechos de la otra implicada, que ha quedado corroborado por el parte de lesiones y por el testimonio de un testigo. La sentencia ha rechazado la posibilidad de aplicar la legítima defensa como eximente o atenuante, ya que el doble enfrentamiento previo y el hecho de portar un trozo de cristal "vienen a negar la posibilidad de que actuase en legítima defensa", señala el auto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios