La Policía permite a los McCann acceder a informes del caso de su hija

  • El matrimonio renuncia a la batalla legal emprendida tras poder ver 81 documentos acerca de la investigación

La Policía británica accedió ayer a entregar a Kate y Gerry McCann documentos sobre la desaparición de su hija Madeleine, después de que la pareja amenazara con formalizar una petición ante el Tribunal Superior de Londres.

La Policía de Leicestershire (centro de Inglaterra) facilitará a la pareja 81 piezas de información sobre el caso, que investigaban desde hacía casi 14 meses.

Esas 81 piezas, de un total de 11.000 que forman la pesquisa, se refieren a las llamadas de teléfono que recibieron los abogados de la pareja al principio de la investigación, y que fueron transferidas directamente a la Policía.

Madeleine desapareció el 3 de mayo del 2007, cuando tenía 3 años, mientras estaba de vacaciones con sus padres y dos hermanos menores en un complejo hotelero del Algarve (sur de Portugal).

En las puertas del Tribunal Superior, el portavoz de la familia, Clarence Mitchell, saludó la iniciativa de la Policía, que evitará el proceso judicial. "Esta información irá ahora a nuestros detectives privados, que trabajarán en ella de forma prioritaria", dijo Mitchell, quien resaltó que de esos datos pueden salir nuevas pistas. Mitchell explicó que aún mantienen la esperanza y la hipótesis de que Madeleine se encuentre aún con vida, agarrándose así a la ausencia de pruebas concluyentes en uno u otro sentido

Por su parte, el abogado de la Policía señaló que había que encontrar un equilibrio entre el comprensible deseo de la familia de obtener más información y el riesgo de poner en peligro la pesquisa en curso o incluso violar la ley portuguesa.

La jueza a cargo del caso hizo por su parte un llamamiento al responsable de la desaparición de la niña para que dé información sobre su paradero. "Espero que se la encuentre pronto, sana y salva", afirmó la magistrada.

Según la prensa británica, Kate y Gerry McCann han contratado a un nuevo equipo de detectives privados para que examine las pruebas reunidas por la Policía portuguesa cuando se cierre la investigación del caso en ese país.

El matrimonio ha renunciado así a la batalla legal que había promovido en el Tribunal Superior de Londres. Mediante esta lucha, pretendían lograr la difusión de 11.000 expedientes de la investigación. Sin embargo, finalmente han logrado un acuerdo con la Policía, que les permitirá acceder a 81 informes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios