La OCDE prepara para el año 2011 un 'informe PISA' sobre los adultos

  • La organización supranacional pretende evaluar la aptitud de los mayores de edad en el manejo de las nuevas tecnologías y otras áreas de conocimiento · En el proyecto participarán más de 30 países

La OCDE hizo ayer doblete informativo. Mientras recibía en París al presidente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, para analizar la coyuntura económica internacional, el organismo supranacional para la cooperación y el desarrollo que agrupa a la gran mayoría de las democracias del planeta lanzaba una propuesta que inmediatamente levantó ayer expectación: un informe PISA para evaluar a los adultos.

La iniciativa de la OCDE anunciada ayer consiste en la puesta en marcha un proyecto para evaluar los conocimientos y las competencias profesionales de los adultos en sus países miembros y en otros, a imagen de lo que ya se hace con los escolares en el conocido programa PISA.

El Programa Internacional para la Evaluación de las Competencias de los Adultos (Piaac, por sus siglas en inglés) reunirá datos sobre la formación académica y profesional, la aptitud para el uso de tecnologías de la información y la comunicación, así como el dominio general de la lengua y el cálculo, según explicó en un comunicado la organización supranacional.

El objetivo de este "ambicioso proyecto" de la OCDE, que debería permitir realizar las primeras evaluaciones en 2011, tras una prueba el año precedente, será disponer de elementos sobre "el nivel y el reparto de las competencias de los adultos en los diferentes países". Concretamente, el proyecto pretende evaluar bajo parámetros objetivos "las aptitudes cognitivas y las competencias profesionales necesarias para participar con éxito en el mundo del trabajo de hoy".

Una de las metas esenciales de este proyecto, que ya empieza a diseñarse en sus fases más tempranas para poder tener a tiempo dispuesta la prueba internacional prevista para dentro de dos años, será controlar con qué eficacia los participantes utilizan las nuevas tecnologías para acceder a la información, asimilarla y juzgarla con vistas a la elaboración de nuevos saberes y para comunicarse con los demás.

También se prestará atención al uso de las competencias básicas en el ejercicio del trabajo en este proyecto de evaluación.

Se trata de contar con una imagen "infinitamente más completa y matizada" del capital humano del que disponen los países para competir en una economía globalizada, señaló la OCDE.

Esta organización, conocida como el club de los países desarrollados se mostró convencida de que esta iniciativa ayudará a los responsables públicos a evaluar los sistemas de educación y formación tanto para los activos que acaban de llegar al mercado de trabajo como a los trabajadores de edad más avanzada que pueden necesitar nuevas calificaciones.

Aseguró la OCDE en su comunicado que los cuestionarios en los que se basará el Piaac estarán diseñados para "garantizar su validez para las diversas culturas, naciones y lenguas", y que habrán de respetar las normas técnicas comunes todos los países participantes, que no serán sólo los 30 de la organización, sino también otras economías, según un marco definido por el órgano director del proyecto.

La OCDE insistió en que con este dispositivo de evaluación de los adultos, los gobiernos podrán profundizar en la concepción de sus políticas de educación y formación gracias a datos comparativos en aspectos como las competencias de los adultos, el vínculo de éstas con los salarios y las perspectivas de empleo, o el deseo de los adultos de poder acceder a una formación complementaria.

La organización no precisó si se descenderá (ni en qué grado) al análisis subestatal (autonómico, en el caso de España) en esta evaluación para adultos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios