Detenido el director de un banco de Madrid como presunto cabecilla de un grupo de estafadores

  • Los detenidos captaban a personas con necesidades económicas urgentes y le ofrecían muchas facilidades y buenas condiciones para adquirir un préstamo.

Comentarios 2

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas e imputado a una quinta, acusados de un delito continuado de estafa y falsedades documentales, en el que el principal encartado es el director de la sucursal bancaria desde donde se gestionaban créditos personales a las víctimas, captadas por colaboradores de éste, según informó hoy la Jefatura Superior de Policía. 

El principal encartado, de 42 años, y acusado de 38 estafas, responde a las iniciales de José María C.Q. Los dos acusados de ser los captadores son Olivo D.E., dominicano de origen, nacionalizado español, de 43 años, con dos antecedentes por delitos similares y Christian I.M., congoleño de 42. El cuarto detenido es Gabriel G.F., español, de 34 años, con un antecedente por estafa, que era el encargado de confeccionar los expedientes, con documentos falsos, que acreditarían el motivo de la petición de crédito y la solvencia del peticionario. Además, una mujer congoleña de 28 años, que responde al nombre de Gisele M.M., ha sido imputada por estos hechos aunque no detenida. 

Las investigaciones comenzaron el pasado 11 de diciembre, a raíz de la denuncia de una persona de origen dominicano en la comisaría de Chamartín, que relató que había sido objeto de un timo en una sucursal bancaria de Fuenlabrada, donde solicitó un crédito de 3.000 euros, aunque más tarde se dio cuenta de que se le habían concedido 30.000 sin saberlo ni disponer de ellos.

A esta denuncia le siguieron otras 37, todas de personas extranjeras, muchas de ellas poco letradas y desconocedoras de la tramitación y requisitos de actos jurídicos en España. 

El modus operandi variaba de unos casos a otros pero, en todos, la víctima, con necesidades económicas urgentes, era captada por los acusados, que le ofrecían muchas facilidades y buenas condiciones para adquirir un préstamo. En algunas de las ocasiones se les decía directamente que o bien abonaban bajo cuerda un determinado dinero al director del banco o sería imposible que en sus condiciones se les concediera.

En otras ocasiones, añadían un '0' a la cantidad solicitada por la víctima. Gabriel G. era el encargado de confeccionar el expediente, que incluía los motivos de la petición y la solvencia acreditada gracias a nóminas falsas, altas en seguridad social, entre otros.

Los miembros del grupo incluso trasladaban a sus víctimas hasta la notaría, donde el damnificado firmaba los papeles que se le presentaban sin conocer el contenido, ya que previamente se les convencía de que no preguntaran ni dijeran nada para no malograr la operación. El director del banco abría entonces una cuenta asociada donde derivaba el dinero que la víctima desconocía disponer, y les presentaba para firmar órdenes de reintegro para finalmente hacerlo suyo.

En otros casos, Gabriel G. se presentaba como persona altruista, acaudalada, que concedía dinero a personas necesitadas, para lo que era necesario que firmaran unos documentos en el banco para formalizar la donación

El director de la sucursal ha sido apartado de su cargo en el banco, tras ser detenido el pasado martes acusado de 38 estafas. Junto con el resto de los detenidos ha pasado ya a disposición judicial. No se descarta además, que en próximas fechas se acerquen hasta comisaría nuevas víctimas aún desconocedoras de la manipulación de la que han sido objetos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios