"Las marchas son para andar, para aliviar al costalero y al músico"

  • El director Abel Moreno resalta que sus composiciones son sencillas de interpretar

  • Desde 'Hermanos costaleros' (1985) la música cofrade experimenta con él un gran cambio

Comentarios 0

En plena calle Sierpes de Sevilla Abel Moreno tenía el compromiso de tocar Macarena a la altura del Casino Militar. "Llegado a ese punto todo estaba preparado, sólo con decir Macarena la Banda del Soria 9 estaba dispuesta para tocar. Antes de levantar el paso un costalero pidió ¡Agua! Los músicos entendieron que la voz era la mía, sin tiempo para remediar el entuerto el paso se levanta. Media banda iba tocando Virgen de las Aguas y la otra Macarena, en estéreo" (sonrisas). Con esta anécdota de un aguaó, el maestro Abel Moreno, músico, compositor y militar jubilado del Ejército, inició un nuevo encuentro de la Tertulia Cofrade El Aguaó, regada de muchas anécdotas y de buen saber musical. Una satisfacción para todos los que compartieron mesa en el Complejo Rafael, Alfonso Díaz Aragón, hermano mayor de la Esperanza; Emilio Muñoz Jorva, director de la Coral de la Cena; Antonio Gómez Bomba, músico; Fernando Melgar, capataz de la Virgen del Rosario, y el cofrade Pedro Cintado; junto con los redactores de esta casa.

Abel Moreno llegó al Ejército para ser músico, ingresó en la Academia de Infantería de Toledo y luego estuvo en Zaragoza. Consiguió subir a lo más alto, a dirigir las bandas del Soria 9, en 1984, y la Inmemorial del Rey, en 1996, al ser ascendido a teniente coronel. Después de haber recorrido toda España le sigue quedando su buen acento natal de Encinasola. Allí su padre era el director de la Banda de Música, "cuando había que enseñar de todo, eran zapateros, carpinteros… Hoy los chicos van al conservatorio y hacen su carrera de instrumento". Por ello la diferencia que antes había con bandas como el Soria 9 ahora es mucho menor por su preparación.

El hecho de que al hacerse cargo de la dirección del Soria 9 iba implícito el componer marchas, como había sido tradición en la banda, le abre a Abel Moreno un camino de éxitos insospechados.

Cuando le llega alguna partitura de otro músico siempre argumenta que no se considera capacitado para decir si es buena o mala. "Si me pregunta si me gusta, pues puedo incluso decir que no me gusta", señala. Asegura que algunas marchas son un pasodoble y no debe ser eso. "Hay pasodobles toreros, música para conciertos y una marcha procesional es para andar no es para un concierto; es para aliviar al costalero y también al músico, que se lleva doce horas tocando".

Recuerda que cuando llega a Sevilla las marchas de la Banda Municipal contaba con cornetas, "pero eso no se escuchaba fuera porque no las tenían". Así que hizo marchas para que se tocaran en toda España, revolucionándolo todo. Pero, además, da un paso más hacia adelante. Es el momento del cambio de los costaleros asalariados a los hermanos costaleros y crea una marcha para aliviar el caminar y Hermanos costaleros "fue una bomba". A ella les siguieron Virgen de los Estudiantes, Macarena… "De toda España me las pedían".

Abel Moreno asegura que sus composiciones "se basan en la sencillez, también para el músico, porque si el costalero se cansa le ocurre igual al músico". En esto de las marchas apunta lo que supone "la dictadura del costalero".

Lo suyo ha sido escribir "para toda clase de bandas, con fácil registro". De esta forma "comienza a popularizarse la música cofrade, desde Hermanos costaleros nadie se había preocupado antes de ellos".

Abel Moreno reconoce que hay modas en las bandas y él ha creado un estilo de marchas procesionales; "se buscaron marchas en los archivos, pero no se tocan porque no son actuales". "En el pasodoble también se quiere algo alegre, no es que sea bueno o malo, es la moda", dice. A él le llaman el rey del pasodoble francés, porque es muy conocido en todo el Sur de Francia y en Iberoamérica.

Uno de los temas de debates en la música cofrade es el derecho de autor. "Lo que no pagan las hermandades y a lo que sí deberían estar obligadas. Se dan los supuestos para ello y es que donde se toquen se cobren entradas, como es el caso de una carrera oficial".

Abel Moreno se despidió de nuestra tertulia con la misma sonrisa de sus anécdotas y hablando agradecido por la acogida de Huelva, que le concedió la medalla de la ciudad y este año la Diputación la de la provincia. Asegura que su hermandad es la de la Esperanza, a la que le dedicó dos marchas que es como sale a encontrarse con el pueblo de Huelva cada Miércoles Santo, Esperanza de Huelva y Esperanza por Huelva Coronada. "El cariño de Huelva no lo he tenido en ningún sitio; lo que pude echar de menos ahora me lo ha dado con creces".

Esta tertulia desea que pronto le concedan a Abel Moreno la Medalla de Andalucía, por su aportación a la Cultura a través de la música cofrade, pasodobles y música sinfónica que se proyecta por toda la comunidad, siendo hoy en día internacional.

más noticias de SEMANA SANTA Ir a la sección Semana Santa »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios