Las cofradías no salen

  • Ninguna de las cuatro cofradías del Jueves Santo llegó a salir a la calle.

Comentarios 7

 De chaparrón a chaparrón, que no de chicotá en chicotá, está llevando la climatología a los pasos de Semana Santa. De aquella tranquilidad del Domingo de Ramos de luz y claridad se ha llegado a un Jueves Santo de incertidumbre y congoja por la lluvia, ahogados en un mar de partes de tiempo. La tarde era de lluvia fina, de sol, de primavera, pero acabó al final dejando los pasos en casa. Las cofradías en un principio esperaron esa hora de moratoria pero al final nada se pudo hacer y las cuatro cofradías coincidieron en no salir a la calle.

Las decisiones son las que son y siempre especialmente difíciles, tanto para dejar una cofradía en casa como para echarla a la calle y, por complicadas, son siempre respetadas.

Así la jornada de ayer dejó en casa todos los pasos de una de las jornadas características de la Semana Santa, la de las cofradías del centro de la ciudad, que le han dado un corte más sobrio que ese tiempo ya vivido del Domingo de Ramos al Lunes Santo. Quedaron los pasos montados en las iglesias, con los zancos en el suelo y esperando que llegue para los cofrades de esta jornada un nuevo Jueves Santo. No pudo ser y el libro de la historia cofrade dejará pendiente la página que tenía prevista para este día al incorporar en la calle en el Jueves Santo a la Hermandad de la Misericordia. Unas inclemencias meteorológica que dejaba también en casa a las cofradías de Oración, Buena Muerte y Judíos.

Sin duda la ciudad quedó desolada ayer a la espera de lo que de de sí la última jornada de procesiones de hoy Viernes Santo, cuando se espera en la Madrugada al Nazareno y, por la tarde, a La Fe, Descendimiento, Santo Entierro y Soledad. Y de ahí al domingo con el Resucitado, que pondrá fin a la Semana Santa. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios