El Perdón

La cofradía de La Orden se refugia en El Carmen

  • La Hermandad del Perdón retornó por la lluvia a Santa Teresa de Jesús

Comentarios 3

Con enorme ilusión y fuerza iniciaba la Hermandad de Perdón su largo caminar hacia el dentro que se truncó a la altura de la barriada del Carmen donde la cofradía encontró cobijo en su parroquia.

Con un cortejo compuesto por 220 personas, la puerta de Santa Teresa de Jesús abría sus puertas ante el numeroso público que esperaba a los penitentes, después de que la hermandad del Cristo del Mar de Punta Umbría hiciera una ofrenda y se realizara la primera levantá a cargo de Ana Beltrán, restauradora del Señor del Perdón. En el interior del templo, despedían el bello paso, las saetas interpretadas por María Rodríguez y Rocío Cala. El hermano mayor, Antonio Díaz, compartía sus intensas emociones ya que afrontaba su último Lunes Santo en ese cargo, tras 55 años de vida cofrade que no da por terminada. Aún en el templo, la Hermandad del Cristo del Mar, de Punta Umbría realizaba una ofrenda al titular. Díaz indicó que en previsión de una lluvia que en ese momento parecía improbable, se habían establecido dos puntos de refugio: la parroquia del Carmen y la casa de hermandad de La Lanzada.

La verdad es que cuando el paso se encontraba a cielo abierto, acompañado por la Banda de la Santa Cruz, el sol brillaba y la cofradía se adentraba por las calles del barrio buscando la cuesta del Humilladero. Buen número de personas acompañando en todo momento a la cofradía por la siempre espectacular cuesta que pone a prueba la destreza de la cuadrilla de costaleros dirigida por David Hidalgo y Pedro Barroso que la cubrió espectacularmente. Cuando la comitiva alcanzaba el Humilladero la amenaza de lluvia era muy evidente por lo que la presidencia optó por aplicar el plan alternativo: refugiarse en El Carmen.

Una vez allí, el Perdón decidió no seguir hacia la carrera oficial sino regresar a Santa Teresa. Para evitar el riesgo de algún chaparrón, la cofradía optó por permanecer en el templo hasta las 18:00. Finalmente la espera se prolongó una hora más para ganar en seguridad ante la posibilidad de lluvia. Cuando la cofradía del Perdón retomó su caminar, el paso se dirigió hacia la cuesta del Humilladero a buen ritmo buscando su hogar. Los cofrades no se olvidaron de su tradicional y emotiva visita a la Blanca Paloma en donde efectuaron su estación de penitencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios