Sabor cofrade en el Huerto Paco

  • La cofradía benjamina de la jornada deja su particular sello en las calles de la ciudad

Del Huerto Paco al corazón de la ciudad. La Hermandad de la Redención volvió una vez más a poner su sello característico a la jornada del Domingo de Ramos onubense. Una hermandad que aporta detalles y sensaciones difícilmente olvidables.

El paso de misterio del Cristo de la Redención, el único que por ahora procesiona esta cofradía, salió poco antes de las 17:00 de la carpa instalada en un lateral de la Residencia Santa Teresa Jornet, al no poder procesionar desde su sede canónica, la parroquia de Cristo Sacerdote. Numerosas personas quisieron estar presentes en la avenida Santa Marta para seguir de cerca a la tercera de las cofradías onubenses que se puso en la calle en esta ventosa y, en momentos, fría jornada del Domingo de Ramos.

Un momento emotivo de esta salida, que se produce en este particular enclave desde 2016, es la visita del Cristo de la Redención a los ancianos de esta residencia. Con el paso parado ante sus puertas, una comitiva de la presidencia de la hermandad se acercó a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, quienes realizaron una ofrenda floral a la imagen. Decenas de miradas se cruzaron ante la soberbia imagen de Cristo, Redentor del mundo, en un misterio que representa el pasaje del Lagar Místico. Una saeta pondría el punto y final a este hermoso gesto de respeto y a esos instantes de conversaciones íntimas.

Luego de abandonar su barrio, al que habría de volver antes de medianoche, el cortejo procesional enfiló la avenida de las Adoratrices y otras calles en busca de la Carrera Oficial, a donde llegó pasadas las 20:00, mostrando todo un notable conjunto de insignias. Un desfile que fue histórico este año por dos motivos.

El primero de ellos, por el estreno del nuevo hábito de nazareno de la hermandad, con túnica de sarga de color crema, botonadura y antifaz en sarga azul noche, llevando en el babero bordado el escudo servita. Y la capa, también de color azul noche, con el escudo de la hermandad en el hombro izquierdo.

Y, por otro lado, porque posiblemente sea la última vez que el Cristo de la Redención procesione en este paso, al estar proyectado la realización de uno nuevo, en color caoba, por el tallista Daniel Sánchez Vázquez.

Con el acompañamiento musical de la Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de la Expiración, la imagen que tallara en 2000 Elías Rodríguez Picón se hizo admirar durante su transitar, por todo el mensaje iconográfico que transmite. Por esas pequeñas y grandes cosas. Así, calle tras calle hasta volver poco a poco al punto de partida.

Antes de finalizar su estación de penitencia, el barrio del Huerto Paco esperó la llegada del Señor de la Redención, recorriendo algunas de las calles próximas a la parroquia de Cristo Sacerdote, para retornar a la Residencia de Ancianos Santa Teresa Jornet.

Abrazos, lágrimas y sueños cumplidos por los hermanos de la Redención se sucedieron al culminar un nuevo desfile procesional con la alegría de haber hecho nuevamente historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios