Sevilla

Los trasplantes crecen un 11% pero 855 enfermos ansían un órgano

  • Los hospitales andaluces alcanzarán este año cifras históricas en injertos · Las listas de espera están estabilizadas desde hace tres años · La donación de personas fallecidas ha aumentado un 5% este año

Los hospitales andaluces han realizado 426 trasplantes de órganos en los siete primeros meses de este año, lo que supone un incremento del 11% respecto al año anterior. Según las previsiones del Servicio Andaluz de Salud, en 2009 se alcanzarán cifras históricas en esta opción terapéutica. "Si la evolución se mantiene, en Andalucía se realizarán 700 trasplantes antes de que termite este año", explicó ayer Manuel Alonso, coordinador andaluz de Trasplantes.

Pese al notable incremento registrado en esta alternativa terapéutica, 855 andaluces ansían un órgano que les permita mejorar de graves enfermedades y salvar la vida. La lista de espera para un trasplante renal la integran 618 personas; 180 aguardan un hígado; 29, un pulmón; 17, un corazón; y 11 ansían un trasplante pancreático. La lista de espera de los enfermos terminales que aguardan un órgano se mantiene en torno a los 860 pacientes desde hace tres años debido, entre otros motivos, a que los especialistas optan cada vez más por el trasplante como terapia "ya que la experiencia acumulada y el progresivo avance de los tratamientos farmacológicos contra el rechazo del órgano trasplantado determinan, cada vez más, unos mejores resultados", añade Manuel Alonso. Los trasplantes de órganos vitales sólo son posibles gracias a la solidaridad de las familias que dicen sí a la donación en un momento tan doloroso como es la pérdida de un ser querido. En Andalucía, la tasa es de 37 donantes por cada millón de población, el doble de las medias anuales registradas en la Unión Europea (18 donantes por millón) y ligeramente superior a la media española, que se sitúa en 34,2 donantes por millón.

La donación de órganos de personas fallecidas ha crecido un 5% este año en Andalucía, si bien la edad media del donante ha aumentado de manera drástica debido, entre otros motivos, al descenso de muertes en accidentes de tráfico. Si en 1991 la edad media del donante era de 35 años, en 2009 la edad media es de 56 años. Los donantes cuya causa de muerte es un accidente cerebral vascular, que suelen ser de avanzada edad, ha aumentado del 36% en 1991 al 72% de 2008.

Para los enfermos jóvenes, el órgano más idóneo es el que procede de otra persona joven. Cuanto más avanzada es la edad de un órgano, menor es la posibilidad de supervivencia una vez trasplantado. Esta realidad ha convertido al trasplante de donante vivo en una opción terapéutica que ofrece nuevas oportunidades de curación a los pacientes terminales que sufren insuficiencia renal, que en estos momentos son los más numerosos en las listas de espera. En Andalucía son cinco los hospitales autorizadas para realizar trasplantes de riñón de donante vivo y en lo que va de año esta opción se ha realizado en 27 ocasiones, lo que supone un aumento del 93% con respecto al año anterior. El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha practicado este año 11 trasplantes renales de donantes vivos; el Virgen de las Nieves de Granada, seis; el Carlos Haya de Málaga, cinco; y el Reina Sofía de Córdoba, un trasplante. Según la relación actual de donantes vivos en estudio, se estima que a finales de año se realizarán entre 40 y 45 trasplantes de este tipo, una cifra muy superior a la de años precedentes y que representa algo más del 10% del total de trasplantes que se hacen en Andalucía. Hace tan sólo tres años este porcentaje era del 1%. Aunque el número de trasplantes de riñón procedente de un donante vivo ha aumentado sustancialmente, Andalucía y España, en general, se encuentra en la cola de las cifras europeas. Esta opción terapéutica supone el 16,9% de los trasplantes en el ámbito europeo y el 36,3% en EEUU.

Ceder un riñón a un ser querido es un generoso regalo que permite a los enfermos crónicos seguir con vida hasta en un 92% de los casos, cinco años después del trasplante. La probabilidad de que el riñón continúe funcionando a los cinco años es del 78%. La mayoría de los donantes vivos son mujeres (el 68,4%), mientras que los hombres son los que más riñones reciben (56%).

Cuando una persona sana decide donar un riñón para que un ser querido se salve o mejore su calidad de vida puede encontrarse con un obstáculo insalvable: la incompatibilidad sanguínea. Para dar una nueva oportunidad a estos casos, desde este verano la ONT ha puesto en marcha un registro nacional de parejas, que en estos momentos está integrado por 30 parejas, para llevar a cabo la donación cruzada. En julio pasado se practicó la primera intervención mediante este método en Granada, gracias al cruce de una pareja de Jaén y otra de Barcelona; y en Sevilla, tres parejas esperan que antes que finalice este año puedan beneficiarse de esta alternativa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios