Algunas infecciones hospitalarias actúan fuera del centro sanitario

  • El 20% de los casos de diarrea por 'Clostridium difficile', habitual en mayores, se registran en jóvenes no ingresados, embarazadas o pacientes ambulatorios.

La infección por 'Clostridium difficile' ('Cd') es la primera causa de diarrea adquirida en hospitales en los países desarrollados, y afecta sobre todo a personas mayores ingresadas, con otras enfermedades de base y con tratamiento antibiótico. Pero un Estudio Nacional sobre el Diágnostico de 'Cd' acaba de descubrir un resultado imprevisto: más del 20% de casos se aparta de ese patrón típico para componer un nuevo y variopinto perfil de jóvenes no hospitalizados, embarazadas y pacientes que acuden a su centro de salud por problemas tan comunes como un simple resfriado.

A los especialistas les preocupa esta inesperada 'salida' del hospital de la infección por 'Clostridium difficile', que en la práctica puede ser aún mayor porque casi la mitad de episodios de 'Cd' correspondieron a pacientes que en el momento del análisis no estaban ingresados. Y también les inquieta su infradiagnóstico, que no pasa de una tercera parte: a dos de cada tres pacientes ingresados y con diarrea no se les detecta la infección por esa bacteria, cuyo efecto más habitual es la inflamación de la mucosa intestinal, pero que puede desembocar en casos graves e incluso mortales.

El estudio, realizado en 118 hospitales de toda España y dirigido por Emilio Bouza, responsable de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del madrileño Hospital Gregorio Marañón, pone en evidencia que ni médicos ni microbiólogos de hospital están suficientemente atentos a la posible existencia de 'Cd'. El siguiente paso, añade el especialista, será crear un Grupo de Estudio de 'Clostridium difficile' en la Sociedad Española de Quimioterapia, y elaborar un documento con recomendaciones para mejorar la detección de tal infección en los centros sanitarios. "Vamos a preconizar que la búsqueda de este patógeno se universalice a todas las muestras diarreicas que llegan a un servicio de microbiología, lo pidan o no los clínicos, y que se utilicen las técnicas óptimas para detectarlo", remacha.

Bouza precisa que "el laboratorio de origen no diagnosticó en el 66,3% de las muestras la presencia de 'Cd', es decir, en dos de cada tres muestras". En un 47% de casos, la explicación era pura y simplemente que "no se diagnosticaron porque el clínico nunca había solicitado la prueba", mientras en el 19% restante sí se había pedido, pero "no se había utilizado una técnica microbiológica óptima para detectar la bacteria".

En la actualidad, el 5,6% de las muestras de heces recibidas diariamente en un hospital resultan positivas para 'Clostridium difficile', lo que supone 2,4 casos por cada 1.000 ingresos. Sus síntomas típicos son diarrea -puede ser leve o aguda-, heces sanguinolentas, fiebre y calambres estomacales.

Habitualmente el problema se presenta en pacientes tratados con antibióticos de amplio espectro, ya que esos fármacos reducen la flora intestinal normal y permiten a la bacteria desarrollarse y producir las toxinas que causan la inflamación de la mucosa intestinal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios