Granada

Sol y bronceado sin dañar la Piel

  • El diagnóstico del melanoma ha aumentado en los últimos años, por lo que los expertos recomiendan no confiarse y protegerse de la exposición solar · Si aparecen lunares nuevos o cambian los existentes hay que acudir pronto al médico

Tomar el sol es la actividad preferida en verano. Pero nueve de cada diez personas que lo hacen no cumplen con las normas que permiten que este acto, en principio beneficioso, no se nos vuelva en contra. Y es que, la radiación solar es una de las causas del melanoma, el principal tipo de cáncer de piel, del que se ha triplicado su incidencia en los últimos 40 años. En España se diagnostican ya 3.200 casos anuales, un 45% más que en 2004.

El melanoma es un tumor maligno agresivo que tiene capacidad para producir metástasis y que se produce por la transformación de los melanocitos (las células que dan color a la piel) en células malignas. Aunque en más de un tercio de estos tumores no influye el sol (el principal factor es el genético), la exposición a este sin protección adecuada y sin respetar una serie de normas está haciendo que aumenten los casos.

Según el jefe de servicio de Dermatología del Hospital Clínico de Granada, Ramón Naranjo, "no hay una edad manifiesta para la aparición del melanoma", aunque hay una forma, el lentigo maligno, que aparece más en los mayores en la zona de la cara y el tipo de extensión superficial por espalda, tórax o extremidades, que aparece a partir de los 40 años. En jóvenes son casos excepcionales.

Pero esto no implica que se pueda relajar a la hora de tomar el sol ya que las radiaciones ultravioletas son acumulativas a lo largo de los años. Además, hay personas que tienen que extremar la precaución, como son las que tienen muchos lunares en el cuerpo, que pueden desarrollar melanoma.

Por eso, hay que seguir los consejos básicos de utilizar un protector solar adecuado (mayor de 30), no exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12:00 a 17:00 horas) y renovar el protector cada cierto tiempo en función del fototipo de la piel, generalmente cada dos horas.

Si finalmente aparece el melanoma, los expertos aseguran que el diagnóstico precoz es la mejor forma de combatir este tumor, que si se detecta en estadío cero (melanoma in situ) tiene una curación del cien por cien. Y para ello, nada mejor que observarse la piel. "Cuando la persona vea que le aparece un lunar nuevo o que uno que tenía cambia de tamaño, color o forma que acuda a su médico de familia para que la derive al dermatólogo. Es la mejor forma de detectarlo y tratarlo", informa Naranjo.

"Si no penetra en la piel es ideal ya que se quita con cirugía y no hay problema. Pero si llega a penetrar en la epidermis y en la dermis puede dar metástasis, principalmente linfática o hemática a través de los tejidos", explica facultativo especialista y responsable de la Unidad de Melanomas del Hospital Clínico, José Abad. En el caso de metástasis, el paciente tiene que someterse a quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia.

Según los expertos, en el servicio cada vez ven más casos "pero también porque la gente se preocupa más y viene en cuanto se ve un cambio, lo que permite que se diagnostiquen antes. Así, están aumentando los melanomas pero no la mortalidad", dijo Naranjo.

Por ejemplo, en este servicio, que atiende a pacientes de Granada, Jaén y Almería, en 2007 vieron 120 casos nuevos de melanomas, en 2008 bajaron a 90 y este año superarán la cifra de hace dos ya que a estas alturas han superado los 120 casos de ese año.

Además, la precaución no es necesaria sólo en la playa, sino también en trabajos al sol, la piscina, la montaña o cualquier actividad que lleve una exposición a las radiaciones solares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios