Europa alerta sobre el aumento de accidentes cerebrovasculares

  • Un informe presentado en el Parlamento Europeo plantea medidas para frenar los casos de ictus en personas con fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común

Es necesaria una actuación coordinada y urgente para evitar los miles de accidentes cerebrovasculares que afectan todos los años a pacientes con fibriliación auricular en Europa. Ésta es una de las conclusiones del informe How Can We Avoid a Stroke Crisis? presentado recientemente ante el Parlamento Europeo por Action for Stroke Prevention, organización formada por expertos de toda Europa que cuenta con el apoyo de Bayer Schering Pharma. El documento propone una serie de medidas para hacer frente a los accidentes cerebrovasculares en pacientes con fibrilación auricular, el tipo de arritmia cardiaca más frecuente, responsable de uno de cada cinco ictus. La propuesta, respaldad por 17 sociedades médicas y asociaciones de pacientes europeas insta a políticos europeos y gobiernos de los estados miembros a actuar antes de que el aumento del número de ictus en la Unión Europea se convierta en una crisis de salud pública.

El informe alerta sobre una posible epidemia de enfermedades cerebrovasculares en el continente si no se toman medidas urgentes. Linda McAvan, parlamentaria británica y miembro del Comité de Salud Pública del Parlamento Europeo explica que "es fundamental que los gobiernos de los países miembros y los responsables de las políticas sanitarias de toda Europa tomen medidas para hacer frente a esta amenaza y mejoren la prevención de los accidentes cardio y cerebrovasculares". Además, añade que apoya las recomendaciones hechas por Action for Stroke Prevention, "y creo que su puesta en práctica contribuirá a la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular, reduciendo así las importantes consecuencias médicas, sociales y económicas de esta enfermedad en Europa" indica.

Entre las recomendaciones hechas en el informe se incluyen: la mejora de la educación del paciente, el diagnóstico de la fibrilación auricular y la evaluación del riesgo de ictus; la adopción de nuevos enfoques en la prevención, facilitando el intercambio de conocimientos entre los distintos estados miembros; el desarrollo de estrategias para facilitar el cumplimiento de las recomendaciones de las guías de práctica clínica existentes; y el suministro de un tratamiento igualitario y adecuado a todos los pacientes con fibrilación auricular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios