Ante una nueva trampa

  • El Decano viaja con Domínguez y Miguelito a Mancha Real

  • El césped artificial y las dimensiones del campo preocupan mucho a Pavón

Un escalón menos. El Recre visita Mancha Real hoy en horario tradicional con un objetivo claro: arrancar otra fecha en su calendario por la salvación. Con una ventaja que le permite respirar y nueve partidos por delante sabe que todo lo que sea puntuar en tierras jiennenses puede ser determinante, toda vez que dejaría muy tocado a un rival directo.

Mancha Real es la salida más incómoda que le queda al Recre. Un campo de césped artificial, con un ambiente caliente y unas dimensiones alejadas de las que acostumbra el Decano en el Nuevo Colombino son los condicionantes que rodean a un partido marcado como salida harto difícil. Circunstancias que tienden a equilibrar el nivel de los contendientes.

Pavón vivió una semana marcada por las dudas por las lesiones. Finalmente se cumplieron los pronósticos y tendrá a todos sus hombres disponibles. Las únicas ausencias son las de Bonaque, por lesión, y de Mario Marín, todavía aquejado de su prolongada lesión. Con ello el técnico podrá utilizar su equipo ideal para medirse al conjunto jiennense. Viajan tanto Antonio Domínguez como Miguelito, dos piezas determinantes que estuvieron entre algodones hasta el viernes cuando quedaron confirmados.

Pavón lleva toda la semana dándole vueltas a la cabeza a una alternativa diferente para Mancha Real. En un campo de dimensiones limitadas y de espacios reducidos quieren que el juego se vuelque sobre el área contraria y para ello podría salir de inicio con dos puntas, sin que ello suponga una modificación del once habitual. No es una variante habitual en el onubense, que prefiere jugar con un delantero y potenciar la llegada desde la segunda línea. Quizá por ello viaja Diego Altamirano de nuevo, lo que le permite contar con hasta cuatro delanteros disponibles junto a Manu Torres, Iván Aguilar y Rubén Mesa.

La salida de Bonaque del once por acumulación de amonestaciones permitirá al técnico colocar a Rafa de Vicente al lado de Jesús Vázquez en el centro de la zaga. La defensa no sufrirá variaciones y por delante del doble pivote Antonio Domínguez y Miguelito tienen el puesto garantizado. Iván Aguilar es fijo como referencia ofensiva y queda la duda del segundo punta. Por las estrecheces del campo es posible que Antonio Núñez juegue más al centro y Domínguez y Miguelito lo hagan más abiertos.

Pavón insistió en la previa del encuentro en la debilidad defensiva de su rival. Sabe que su gran fortaleza está en el ataque, por lo que la mejor forma de hacerle daño es percutir donde más sufre. Para ello es preciso que el juego se desarrolle lo más próximo posible a su área.

Además, el Mancha Real se la juega. El relevo de Arsenal por Bodipo a nueve partidos para el final es un movimiento arriesgado, pero necesario. Los jiennenses se encuentra en una complicada situación clasificatoria. Deben reaccionar y el choque de hoy es más que una final. No ganar supondría despedirse del Recre como rival directo, puesto que se marcharía a dos partidos con ocho por disputarse. Además, anularía el efecto revulsivo que suele tener el relevo en un banquillo.

Con todos esos factores quiere jugar también el Recre, que sabe que la ansiedad y los nervios son elementos que a estas alturas del campeonato dan muchos puntos a quien mejor sabe gestionar su estado de ánimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios