Con complejo de equilibrista

  • El Decano busca un triunfo que le permita alejarse del precipicio y afrontar con tranquilidad la recta final del campeonato

  • Negredo hará cambios en un once en el que estará Boris

Ocho finales, sin títulos ni festejos, pero con mucho en juego. El Recre se ha acostumbrado al sufrimiento, a ser un funambulista en el alambre desafiando la ley de la gravedad sin red ni paracaídas. Llegados a este punto se entiende que la supervivencia del club pasa por firmar la continuidad en Segunda División B, de lo contrario de poco habrán servido los malabares hechos en el apartado institucional.

Sorprende la situación del Decano porque la plantilla sobre el papel parece estar muy por encima de lo que la clasificación refleja, pero la realidad es la que es. Por el banquillo del Recreativo han pasado tres entrenadores en lo que va de temporada, indicador suficiente para entender que el rendimiento ofrecido no ha estado ni siquiera cerca del que se esperaba. El principal escollo que ha encontrado el conjunto albiazul ha sido reconocer su identidad y, a partir de ahí, encontrar una regularidad que le haya permitido estabilizarse en la tabla.

Capaz de lo mejor y de lo peor, el Recre tampoco ha contado con la suerte como aliada. Como muestra el encuentro del pasado fin de semana ante el UCAM Murcia, donde el Decano mereció sumar algún punto, pero terminó perdiendo ante un rival que no pudo sacar más rentabilidad a sus acercamientos a la meta recreativista. Encima entra en escena el Villanovense, verdugo último de Casquero y una de las revelaciones del campeonato. Los serones ya se metieron contra pronóstico en la fase de ascenso en la pasada temporada y, a pesar de redireccionar su objetivo a una permanencia cómoda en verano, ahora sueñan con repetir una gesta de mucho valor teniendo en cuenta su presupuesto.

Tanto Negredo como Ania han decidido jugar con sus cartas del revés. Ni el míster del Decano ni el del cuadro extremeño han querido dar demasiadas pistas a sus rivales. El Recre tendrá que cambiar con respecto al equipo que trató de asaltar La Condomina el pasado fin de semana, entre otras razones porque Diego Jiménez vio su quinta amarilla del presente ciclo de amonestaciones, a lo que ha habido que unir la sanción de dos partidos con la que ha sido castigado Gorka Santamaría tras una infantil reacción en la recta final del encuentro ante el UCAM Murcia. A ello hay que sumar que Nacho Monsalve seguirá siendo duda hasta última hora, ya que el central se encuentra muy mejorado, pero su concurso quedó en el aire tras la prueba a la que fue sometido ayer. Si el madrileño no terminara de recuperarse Negredo tendrá que elegir entre Julio, Jonathan Vila o Mario Marín (pasando Iván Malón al centro de la defensa) para completar la zaga. El relevo de Gorka será, casi con toda seguridad, Boris, ya que el catalán se reencontró con el gol en Murcia.

El Villanovense, por su parte, no tiene bajas, más allá de aquellos jugadores que se han lesionado de larga duración y que difícilmente podrán volver a competir en lo que resta de campeonato. Es más, Ania habló en la previa del choque del onubense Álvaro González, que ha superado la lesión que le ha mantenido en el dique seco los últimos meses, por lo que podría volver a gozar de minutos hoy en el Nuevo Colombino.

Con todos estos ingredientes, más la memoria de otros Domingos de Ramos, como aquel en el que el Recreativo tomó con justicia Santander (1-5); se puede considerar lógico que el Decano espere la ayuda divina para enderezar una situación que tiene encogido el sufrido corazón de los recreativistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios