PEKÍN 2008

Pasaporte olímpico

  • Tres andaluces tienen ya oficial y nominalmente asignada su plaza en la cita de Pekín y casi 40 se preparan aún para lograr su billete. Las instalaciones de la comunidad acogen estos meses a los mejores atletas del mundo. Técnicos reclaman que el apoyo y la inversión de este año se mantenga durante los Juegos.

China está a la vuelta de la esquina. Miles de kilómetros separan a Andalucía del gigante asiático, pero al entrar en el pabellón del club de tenis de mesa La General de Granada Pekín parece que está más cerca. Allí entrena Zhiwen He Che, apodado Juanito, el palista que representará a España en los próximos Juegos de Pekín. El más veterano y singular de los españoles que acudirán a la cita olímpica conoce bien el alto nivel de sus rivales, sobre todo los chinos, pero no por ello afloja el ritmo de entrenamiento. Sólo se relajará en las últimas semanas para evitar lesiones. “No hay más secreto que trabajar, trabajar, eso le digo yo a mi hija mayor, de 14 años, que ya está compitiendo también”, comenta el palista, el primero que clasificó a España para unos Juegos en la cita de Atenas 2004. Hace 14 años que no ha pisado Pekín y está seguro de que le sorprenderá la transformación de la capital, donde vivió unos años tras emigrar de su Hangzhoy natal. Allí, siendo un niño, comenzó a jugar improvisando una mesa con cuatro pupitres adosados en su colegio. De esos campeonatos escolares a su segunda cita olímpica van muchos años de sacrificios y algunos tumbos. “Está difícil, pero haré lo que pueda”, promete ilusionado el chino español.

La cara y la cruz. Frente a la veteranía de Juanito, la juventud de la windsurfista sevillanaMarina Alabau, de 21 años y que se prepara, eso sí, con idéntico entusiasmo, para los que serán sus primeros Juegos Olímpicos. Está en su mejor momento e irá a por todas en aguas de Quingdao, donde se batirá con rivales de la talla de la francesa Faustine Merret o la neozelandesa Barbara Kendall. La también sevillana y actual campeona de España Blanca Manchón se quedó fuera de Pekín. “Ahora paso casi seis horas en el gimnasio y también nado, lo importante para mi entrenamiento es ganar fuerza física y ése es uno de mis puntos flacos”, confiesa Marina.

El equipo olímpico español de vela ha fijado su sede en Santander, pero en los últimos meses no para de viajar, pues al entrenamiento se suman distintos campeonatos que tienen lugar antes de la gran cita. El último, en Palma de Mallorca, donde coincide con otro andaluz que ya tiene su pasaporte para Pekín, el regatista gaditano Rafael Trujillo, campeón del mundo en vela. Todo, hasta sus aficiones, se tornan en entrenamientos en estos meses. En sus ratos libres Marina surfea y Rafa monta en bicicleta, aunque ahora eso es parte de su entrenamiento. Más de lo mismo. “Y menos mal que mi pareja se dedica también a este mundo porque si no, no tendríamos vida más allá de la vela”, confirma el gaditano, emparejado con una canadiense que entrena al equipo mexicano. Alabau forma pareja con otro compañero, el alicantino Iván Pastor y juntos irán a Pekín “a ganar”.

Sólo estos tres deportistas tenían garantizada su plaza en los Juegos al cierre de esta edición; otros seguían peleando por ella. Es el caso del atleta de Guadix (Granada) Paquillo Fernández, subcampeón olímpico y del mundo de 20 kilómetros marcha. Dado su nivel, tiene garantizada su participación, “aunque en atletismo todo puede pasar y hay que esperar al Mundial para clasificarse oficialmente”, explica tras volver de México, donde no ha podido someterse a su primer test por una infección alimentaria que le ha obligado a medicarse con antibióticos.

No obstante, continúa con su ritmo de entrenamiento y en dos semanas se irá a Suráfrica para ejercitarse en altura. Ya ha competido en China en dos ocasiones y está preparándose como el año pasado, en el que se colgó la plata en el Mundial de Osaka. A finales de julio se irá a Japón y de ahí viajará hasta Pekín. En la Copa del Mundo que se celebra en Rusia en mayo se someterá a su primer test y, si queda entre los tres mejores de España, tendrá pasaporte para China. “No parece que haya problema en principio”, asegura.

No es el único. Hay otros deportistas que son valores seguros para España, aunque aún no se ha confirmado oficialmente su presencia en Pekín. Algunos se entrenan duro con sus equipos, con los que están en plena temporada. Es el caso de los malagueños Berni Rodríguez y Carlos Cabezas y del cordobés Felipe Reyes, candidatos a medallas olímpicas en baloncesto.

Muchos de estos andaluces tienen hecho ya parte del equipaje. No en vano, han viajado en dos ocasiones a China en el mes de agosto para aclimatarse. El resto apura los últimos meses para lograr arañar una plaza en los Juegos. Es el caso de Beatriz Manchón, piragüista sevillana que el pasado martes logró pasar los controles que le llevarán al Campeonato Europeo en mayo, última opción para sacar el billete olímpico. Por ahora, los nervios los dejó en el Guadalquivir, una pista que se ha convertido desde enero en un privilegiado observatorio donde equipos de piragüismo y remo del norte de Europa siguen de cerca las marcas y tácticas de los españoles.

Actualmente, los mejores deportistas olímpicos se concentran en Andalucía. El Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Cartuja de Sevilla es la casa, casi durante todo el año, de los equipos británicos y finlandeses. En estos momentos, hay rusos, checos, alemanes y recientemente se han marchado los de Estonia. “Te sorprende ver a algunas deportistas rubias, nórdicas, que hablan perfectamente con acento sevillano”, comenta Paco López Barea, otro trabajador del CAR que ha sido piragüista olímpico en tres ocasiones.

El impacto para Andalucía de los Juegos Olímpicos es importante, aunque no hay estudios que lo cuantifiquen, según confirman desde Andalucía Sport Bureau. “En un año olímpico, los países ponen toda la carne en el asador e invierten mucho más dinero”, asevera Carlos Molina, técnico del CAR de la Cartuja y con 35 años de experiencia como entrenador de remo. El que fuera también preparador del equipo nacional observa el diferente nivel que hay entre equipos como el británico, que cuenta con una mayor financiación. “En cierta manera es lógico porque Inglaterra es la cuna del remo y allí este deporte es como el fútbol en España”, explica el entrenador. Y apunta algunos de los contrastes que se dan en el Guadalquivir: “Está el entrenador que simplemente observa y le dice al remero que estire más o menos el brazo y luego están algunos equipos, como el francés, que incluso se traen sus propias máquinas para entrenamientos en tierra”, comenta. Molina es crítico con la forma de entrenar del equipo español. “Simplemente creo que las cosas se podrían hacer de otra forma y ahora no estaríamos pendientes de un Europeo para clasificar a deportistas como Beatriz Manchón”, asegura.

De no haber sido por el parón que supuso la maternidad de la piragüista y otros problemas con el entrenador, ésta ya estaría clasificada y no tendría que esperar a la cita europea. “Prácticamente estoy todo el día preparándome, incluso ceno en el CAR porque eso me descarga de ocupaciones, ya que cuando llego a casa mi jornada sigue con mi bebé”, explica la deportista que retomó la competición a los 40 días de dar a luz y ahora aspira a competir en K-4 y en K-2. Fausto Moreno, su preparador físico, confirma las dificultades, pues quedan muy pocas plazas y mucha competencia, sobre todo de los países del Norte, superiores en estas modalidades. Pero no tira la toalla e insiste en que el entrenamiento psicológico es tan importante como el físico. “El principal pecado de los españoles es que no nos tomamos en serio las cosas y hay algunos jóvenes que acaban aburriendo a los psicólogos”, advierte.

En el CAR de piragüismo y remo este año será difícil compatibilizar la presencia de deportistas de élite con las visitas escolares que cada año se programan para dar uso a las instalaciones en temporada baja, “pero este año vamos a estar hasta julio con una alta ocupación”, dice Molina.

En Sierra Nevada, donde se ubica otro CAR dependiente del Gobierno central, esperan un auténtico aluvión de deportistas en los próximos meses. El centro está situado a 2.320 metros de altitud sobre el nivel del mar. La reciente celebración en dicho CAR de un simposium internacional sobre entrenamiento en altura ha servido para dar a conocer las instalaciones a las diferentes federaciones nacionales, según confirma la jefa de los servicios médicos, Carmen Calderón, que guió la visita de los congresistas por el recinto granadino.

Los nadadores y triatletas son los usuarios mayoritarios del centro, ya que el CAR dispone además de una de las piscinas olímpicas cubiertas situadas a más altura sobre el nivel del mar, de la última tecnología para mejorar la técnica y el rendimiento de los nadadores. Además de la española, las selecciones sueca, belga, alemana, argentina y brasileña, más algún grupo procedente de Japón, son habituales del CAR granadino, con resultados notables. En los próximos meses, estas instalaciones serán un punto privilegiado para oxigenar la sangre. El entrenamiento en altura no sólo eleva el nivel de glóbulos rojos, sino que produce otros estímulos en el organismo que pueden ser aprovechados para mejorar el rendimiento deportivo, según los expertos.

En otro de los CAR andaluces, las instalaciones de tiro de Las Gabias (Granada), las visitas no cesan “y eso que el centro es casi desconocido, a pesar de ser el mejor del mundo”, afirma categórico Eduardo Jiménez, uno de los consejeros delegados que, tras ser olímpico en los Juegos de Los Ángeles y Seúl, ha pasado 12 años al frente de la Federación Andaluza de Tiro. Durante todo el año, tiradores de Granada, sobre todo, y del resto de España se citan en este complejo, que cuenta también con un hotel, para entrenar. También deportistas del extranjero, como los del equipo sueco, que en estos momentos ocupan el centro.

El actual seleccionador nacional, José Luis Pérez, da fe de las bondades del CAR, donde estos días se concentra con los miembros de su equipo. En total, España contará con 7 plazas en los Juegos Olímpicos, aunque ninguna será ocupada por andaluces. “No ha habido suerte, pero en Andalucía existe mucha afición a este deporte, pues tenemos 10.000 federados, lo que ocurre es que como no se ve por la tele ni cuenta con patrocinadores...”, se lamenta Jiménez, que insiste en desterrar el mito de que el tiro sea un deporte agresivo, más bien ayuda a educar en valores.

El seleccionador lo confirma. “Aquí nuestra mentalidad es otra”, insiste. El tiro se apellidó nacional hasta 1968, cuando se creo la Federación Española de Tiro. “Era nacional porque la reina regente Cristina lo instauró para que toda la población supiera tirar y estuviera preparada ante una guerra”, explica Jiménez. Hoy en día, la edad media de los tiradores ha bajado y el deporte que le dio la primera satisfacción a España en Atenas 2004 goza de buena salud. “Al equipo nacional nos va muy bien, trabajamos mucho la concentración y esto funciona”, confirma el seleccionador nacional.

Sea o no la relajación y el entrenamiento psicológico la estrategia de los preparadores, los más de 40 deportistas andaluces con posibilidades reales de acudir a los Juegos de Pekín tienen ya puestos los cinco sentidos en la competición. Algunos, como Marina Alabau, harán realidad sus sueños. “Desde siempre he querido ir; al principio yo competía para divertirme, ahora es otra responsabilidad”, comenta. Rafa Trujillo se esfuerza en comparar, con números, las dimensiones de Pekín y las ciudades en las que se celebrarán las pruebas, como Quingdao, “que ahora ya pongo en el mapa”. Según él, “el aeropuerto es como la T-4 de Barajas, pero multiplicado por seis y el puerto olímpico se asemeja más a Miami, con sus rascacielos, que a la imagen que tenemos de Asia”. Pero quizás el granadino Juanito, el más familiarizado con el que es su país de origen, sea quien más se asombra de los cambios experimentados en China durante la carrera olímpica. “Me lo han contado, pero no lo imagino”, admite.

Los andaluces se sorprenden y confían en sorprender también. A los patrocinios y ayudas con las que han contado este año olímpico, la Junta de Andalucía está ultimando en estos momentos una acción especial que anunciará en los próximos meses y cuyo propósito es apoyar a los andaluces en Pekín. En otras palabras, acortar la distancia que separa a Andalucía de China. Para algunos ya está más cerca.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios