El sumario del macroincendio llega al fin a la Audiencia tras cuatro años

  • A partir de ahora, las partes personadas en la causa tendrán que emitir sus respectivos escritos de conclusiones y petición de condena antes de fijar el juicio

El proceso judicial por el macroincendio que se desencadenó en Minas de Riotinto (27 de julio de 2004), con el negro balance de dos personas muertas y más de 27.000 hectáreas reducidas a cenizas en las provincias de Huelva y Sevilla, se encuentra al fin en la Audiencia Provincial. El Juzgado de Instrucción número 1 de Valverde del Camino, encargado de la investigación, ha cerrado (ya definitivamente) el sumario de la mayor catástrofe ocurrida en la provincia en las últimas décadas y toca ahora que las partes, comenzando por la Fiscalía, emitan sus respectivos escritos y peticiones de condena antes de poner fecha al juicio contra el único imputado en la causa, Emilio Perdigón.

El expediente llega a la Audiencia cuatro años después del macroincendio a pesar de que la investigación se dio inicialmente por acabada justo en el primer aniversario del fuego. El proceso se ha ido dilatando por distintas causas. Al verano siguiente de la catástrofe se produjo el primer parón: la Fiscalía recurrió la conclusión de las actuaciones para que se hiciera efectivo el ofrecimiento de acciones a todos y cada uno de los afectados por el fuego, alrededor de 6.000 personas.

El elevado número de damnificados, a lo que se sumó la escasez de personal en el juzgado instructor (hubo refuerzos durante algunos meses), retrasó el cierre de la instrucción. En noviembre de 2006, el Juzgado número 1 de Valverde dictaba auto de conclusión y remitía la causa a la Audiencia.

A partir de ese momento, se produciría otra pausa en el proceso: el Ministerio Público expresó su disconformidad con el juzgado instructor por acusar a Perdigón únicamente por incendio doloso y solicitó la ampliación de los cargos, a la que se sumaría después la acusación particular. El expediente volvió de nuevo a Valverde y finalmente se aceptó que el único imputado fuera también enjuiciado por homicidio imprudente.

Antes de decidir los delitos que presuntamente cometió Emilio perdigón, el juzgado lo volvió a llamar a una declaración indagatoria (noviembre de 2007), que también hubo que posponer y no se celebró hasta el pasado marzo.

En esta declaración , el imputado dio nombres y apellidos de algunos vecinos de Minas de Riotinto que supuestamente vieron a una persona junto a uno de los cuatro focos que se registraron aquel 27 de julio de 2004 al lado de la urbanización Los Cantos, donde se originó el devastador fuego.

El fuego estuvo fuera de control durante cuatro días consecutivos y en su recorrido arrasó arboleda, casas y fincas de trece municipios: Minas de Riotinto, Nerva, Berrocal, Zalamea, Paterna, Escacena y El Campillo (en la provincia de Huelva) y El Alamo, El Garrobo, El Madroño, Castillo de las Guardas, Aznalcóllar y Gerena (en Sevilla). De la zona calcinada, el 43,3% pertenecía a territorio onubense (el 1,2% de su superficie forestal), y el 56,7% restante a la provincia de Sevilla.

Emilio Perdigón fue detenido como presunto autor del fuego el 8 de agosto de 2004 y enviado entonces a prisión. Se encuentra en libertad provisional desde el 17 de septiembre de ese mismo año.

En vía contenciosa en el Alto Tribunal andaluz, los pasos van aún más lentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios