La plantilla de 'Nerva Croissant' inicia una huelga ante el impago de sus salarios

  • La empresa ha tramitado la carta de despido a raíz de la movilización

Comentarios 3

La plantilla de 'Nerva Croissant', formada por una treintena de trabajadores, en su mayoría mujeres, inició ayer una huelga indefinida como consecuencia del impago de nóminas por parte de esta empresa perteneciente al sector de la confitería. La réplica de la dirección, según explicó la representante de los empleados, Felisa Rodríguez, se limitó a emitir una carta de despido que consideran "improcedente", al tratarse de "una movilización comunicada con diez días de antelación", sin olvidar que "contamos con contratos estables por cuya rúbrica la entidad ha recibido ayudas económicas".

El propietario de Nerva Croissant, Carles Vandellós, no obstante, después de confirmar que "ya no forman parte de la plantilla los 19 miembros que han secundado la movilización", adujo que los paros, en realidad, se iniciaron el 13 de marzo, de modo que el despido es "procedente", al tratarse de más de tres días de ausencia sin justificar.

En concreto, bajo las estimaciones de Felisa Rodríguez, la deuda con cada uno de los trabajadores oscila entre los 2.000 y los 2.500 euros, en el contexto de una situación que se repite desde mediados de 2007, cuando ya la empresa tuvo problemas para pagar los salarios entre mayo y agosto, por lo que tuvo que reducir la plantilla a 13 componentes. Tras el pago del 75% de las nóminas de ese periodo, la sociedad aún debe, en palabras de la portavoz de los trabajadores, el 25% restante, así como la mitad de las nóminas de enero, el total de las de febrero del presente ejercicio y la cuantía correspondiente al finiquito de quienes fueron despedidos en su momento.

Estas dificultades chocan, a juicio de los empleados, con la actual tendencia al aumento de plantilla que se deriva de las supuestas necesidades de incrementar el volumen de producción, en respuesta a la ampliación de la cartera de clientes de la empresa.

Desde la empresa, su propietario desveló que la facturación mensual de 'Nerva Croissant' gira en torno a 80.000 euros y apunta como origen de los problemas para afrontar el pago de las nóminas, al retraso en la llegada de determinadas subvenciones. Vandellós estima que la Consejería de Empleo debe inyectarle unos 120.000 euros, a lo que suma una partida de 60.000 euros pendiente de recibir del Ayuntamiento de Nerva. El miércoles, ambas partes celebrará una reunión de conciliación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios