minas de riotinto

Dos ediles díscolos del PP ponen en jaque la mayoría absoluta de Caballero

  • Alberto Aceituno anuncia su marcha del partido y Celia Martínez su renuncia a las concejalías

Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Riotinto celebrado ayer. Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Riotinto celebrado ayer.

Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Riotinto celebrado ayer. / j.a.hipólito

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Minas de Riotinto evidenció ayer en el Pleno extraordinario y urgente celebrado en el Consistorio la grave crisis que viene padeciendo en el seno de su grupo municipal desde el paso de su primer teniente de alcalde, Juan José Ramos, al grupo de no adscritos en octubre del año pasado, tras su fulminante cese por parte de la alcaldesa, Rosa Caballero. A la marcha de Ramos se le unirá próximamente la de Alberto Aceituno y la renuncia de Celia Martínez a las concejalías de su titularidad, sin que esta última abandone el grupo popular.

La ruptura en la disciplina del voto por parte de los dos nuevos ediles díscolos en el seno del grupo municipal del PP, Aceituno y Martínez, se hizo patente en la votación de los asuntos relacionados con las medidas coercitivas a adoptar por incumplimiento de la regla del gasto en la liquidación del presupuesto de 2016 y la modificación del régimen de dedicación y retribuciones de tenencia de alcaldía. Ambos ediles se abstuvieron en el primero de los puntos, junto a los cuatro del grupo socialista, y votaron en contra el último, que podrían haber perdido los populares de no ser por la abstención del grupo del PSOE.

Tanto la alcaldesa popular como el que fuera su primer teniente de alcalde se cruzaron las intervenciones más amargas en el debate del punto sobre las medidas económicas a adoptar por el incumplimiento del gasto presupuestario. Ramos acusó a la alcaldesa de seguir con la política de contratar a amigos y familiares, mientras la regidora le señalaba como, "el principal interesado en hacer indefinida a cierta monitora con la que tomaba café cuando en el Ayuntamiento se empezaba a diseñar una reducción de la plantilla de trabajadores".

El rifirrafe dialéctico entre Ramos y Caballero tocó su punto más álgido cuando el exconcejal del PP tildó a la alcaldesa de "sinvergüenza y mentirosa", palabras gruesas a las que la primera edil contestó desde la autocrítica. "Mi gran error ha sido no haber sabido rodearme de ciertas personas que merecen más la pena que otras a las que siempre he tenido en más consideración que después me han demostrado no merecer. Mi conciencia la tengo muy tranquila. Otras personas creo que no la podrán tener. Huyo de este tipo de polémica a pesar de que pueda entrar en muchos detalles. En todas las casas cuecen habas. Ni unos somos tan buenos ni otros tan malos", respondió.

En cuanto al trasfondo económico, verdadero punto de interés en todo este debate, fue la concejal del PSOE, Nuria Hernández Romero, la que echó en cara a la alcaldesa riotinteña no haber cumplido con los compromisos presupuestarios adoptados que preveían una reducción del gasto y un incremento de los ingresos. "Esto no ha sido así y la triste realidad es que por una nefasta gestión del equipo de gobierno del PP en este Ayuntamiento estamos al borde de la quiebra y de la intervención del Gobierno central tutelado por la Junta de Andalucía", subrayaba la edil socialista a la vez que se preguntaba quiénes iban a soportar las medidas coercitivas a adoptar.

Hernández también aprovechó la ocasión para recordar a la alcaldesa la deuda millonaria que soporta el Ayuntamiento de Minas de Riotinto a pesar de las numerosas subvenciones obtenidas a través diferentes organismos y los "millonarios" ingresos aportados por la mina desde su apertura. "Se deben 2 millones a la Seguridad Social, otros casi 2 millones a proveedores y más de 1 millón a Endesa", destacó.

Por su parte, Caballero aclaraba a la edil socialista que, "por más que tuviéramos tres minas, para eliminar toda la deuda haría falta tela, pero tela, y llega un momento en el que no se puede pagar lo que uno genera, más lo que hereda, más el día a día".

Las medidas coercitivas a adoptar por el incumplimiento de la regla del gasto en la liquidación del presupuesto de 2016 permitirán una reducción del gasto superior a los 150.000 euros para el próximo presupuesto. Esta reducción viene marcada en mayor medida por la reorganización en la retribución a recibir por altos cargos políticos que se quedará en 30.000 euros al retirar la remuneración del tercer teniente de alcalde, Alberto Aceituno, y concentrar la que queda en la primera teniente de alcalde, Fátima Fernández. "Es de justicia que Fátima tenga esta retribución porque trabaja a destajo. Soy consciente del peso y las consecuencias de todo esto, pero cada uno debemos ser consecuente con nuestros pensamientos", dijo.

Caballero cerró la sesión plenaria con el deseo de haberse encontrado ante otra legislatura distinta, pero firme en sus convicciones. "Me hubiera gustado que esta legislatura fuera distinta. Nos hubiéramos ahorrado muchos disgustos y sofocones. No ha sido así. Pero no puedo mirar a otro lado para que no se enfade nadie y no se ponga en peligro la mayoría absoluta. Que cada uno actúe en conciencia. Si esto provoca que dos de nuestros concejales se vayan al grupo mixto, que hagan lo que tengan que hacer. Yo por miedo a perder la mayoría o tener que enfrentarme a una moción de censura no voy a reaccionar de otra manera. Actúo en conciencia", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios